Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Rabieta impotente

Manuel Vázquez Montalbán, en su columna de EL PAÍS del 28 de agosto, que titula con cierto pasotismo El vacile, aspira a crear corriente de opinión y escribe, en tono trascendente, esta sentencia: "En un país serio, nunca un jefe de Gobierno insinuaría que puede haber elecciones anticipadas. Las anticipa responsablemente y ya está". Ya me apostaría un café con el señor Vázquez Montalbán a que, revisando las hemerotecas de los países de nuestro entorno, encontraríamos alguna que otra declaración similar a la de Felipe González. Claro que, previamente, tendríamos que ponernos de acuerdo en lo que entendemos por país serio: si los decadentes del mundo occidental, o los aún más decadentes del mundo comunista, o los del Tercer Mundo.Estoy en un tris de pensar que al señor Vázquez Montalbán mejor le hubiera gustado escribir: "En este país, el jefe del Gobierno nunca insinúa que puede haber elecciones anticipadas. En este país ya no hay elecciones generales". Es posible que a su filocomunismo le acoplara más esta sentencia con Anguita sentado en la Moneloa.

¿A qué aspirará el señor Vázquez Montalbán cuando escribe en la misma columna: "...pero lo de las elecciones anticipadas sigue siendo el cachondeo privado del jefe"? Es posible que pretenda elevar a la categoría de opinión pública lo que sólo es expresíón de una rabieta impotente.

Sería, por su parte, una reflexión sabia reducir sus aspiraciones al intrascendente ámbito de la opinión personal, porque la del señor Vázquez Montalbán choca frontalmente con lo que es cierto y sabido por todos: la convocatoria anticipada de elecciones generales es prerrogativa constitucional del presidente del Gobierno. En este caso de Felipe González, muy a pesar, por lo visto y por lo leído, de MVM.

El señor Vázquez Montalbán, tan aparentemente flemático y bonachón, echa mano de recursos impropios y muy desafortunados, porque él sabe bien que en política no se funciona con fe: en política se funciona con resultados electorales. Y el que gana las elecciones lo consigue con los votos de personas que, a lo mejor, son menos papanatas que el señor Vázquez Montalbán.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de septiembre de 1989