Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último episodio de la serie 'MASH' se emite esta madrugada en el espacio 'Estrenos TV'

En febrero de 1983, MASH, la serie televisiva inspirada en la película homónima de Robert Altman, se autocanceló con un episodio especial de dos horas y media, en pleno éxito y después de 11 años de emisión ininterrumpida. La emisión, extraordinariamente publicitada en la televisión y en la Prensa -los dos grandes semanarios Newsweek y Time le dedicaron en esa ocasión varias páginas al love affair de los norteamericanos con esta sitcom-, revistió el carácter de acontecimiento nacional y logró congregar en torno al televisor a una audiencia jamás reunida por otro programa en la historia de la televisión. Aquel especial, MASH. Adiós, que os vaya bien y amén, se emite esta madrugada en el espacio Estrenos TV.

La historia de MASH no terminó, sin embargo, en 1983. Las reposiciones de sus 251 episodios durante estos últimos años le han garantizado una presencia en el medio que muy pocos clásicos televisivos han disfrutado.MASH debutó por la cadena CBS en septiembre de 1972, un delicado momento en la historia del país, marcado por el escándalo del Watergate y la intervención militar en Vietnam. En ese contexto, debió sorprender el visto bueno de la emisora a un proyecto de tragicomedia sobre la gesta antiheroica de un grupo de médicos y enfermeras destinado a una barraca de campaña en el frente de Corea. Una comedia, que con el humor como arma, iba a dar cuenta de los horrores de la guerra.

En sus comienzos, el humor del colectivo de la 4077 MASH resultó demasiado sombrío para los telespectadores y sólo a partir de la segunda temporada logró despertar primero la curiosidad y después la adicción. Los problemas surgieron entonces con la cadena de televisión. A los productores de la serie, empezaron a llegarles advertencias sobre el tinte negro que adquiría la comedia, según la CBS. En un episodio se moría en la mesa de operaciones un corresponsal de guerra y en otro se reproducía una escena en la que uno de los médicos, aterido, se calentaba las manos en la tibia sangre de una herida recién abierta.

MASH estaba reinventando para la televisión el género de la comedia negra. No tan negra, sin embargo, como para quedarse en cuadro. Sus adeptos aumentaban día a día. Esta acogida incentivaba la audacia del equipo. "La audiencia", dijo en cierta ocasión Alan Alda, "hizo un pacto con nosotros y pudimos ser tan inventivos e innovadores como quisimos". Y así, adelantándose en años a series como Luz de luna, se rodaron episodios como el titulado La entrevista, que fue rodado al modo documental, en el blanco y negro de los años cincuenta, con un corresponsal que entrevistaba a los de la 4077 MASH en torno a su opinión sobre la guerra.

Abandono

En la cuarta temporada, 1975-1976, se produjo el final de la guerra de Vietnam y poco después el abandono de la serie de Gelbart y Reynolds. Este hecho y la partida también de varios de los actores regulares del programa produjo una pequeña crisis en MASH, que se resolvió tomando Alan Alda, intérprete también, el timón de la comedia. En esta segunda etapa, el programa abandonó un tanto el tono de crítica anti-establishment y su alegato antibelicista privilegiando en cambio un tono introspectivo; la evolución de los personajes, las relaciones interpersonales tomaron una creciente importancia. Para algunos, esto fue lo que aseguró la permanencia del programa; otros, sin embargo, lamentaron la pérdida de la corrosividad de sus comienzos.La fatiga tras 11 años de rodaje decidió al equipo a dar por terminada la serie el 26 de febrero de 1983, después de haber obtenido 14 Emmy y 99 nominaciones y la venta del programa a 42 países. La despedida, rodada en los estudios de la 20th Century Fox, superó en expectativas a la Super Bowl, el primer espectáculo entre los norteamericanos.

MASH. Adiós, que os vaya bien y amén se emite por TVE-1 a las 2.00.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de agosto de 1989