Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO

Un juez de Oregón decide que Petrovic puede negociar con Portland

El caso Petrovic no ha terminado. Veinticuatro horas después de que el jugador decidiese comunicarle a Portland que no dejaba la disciplina del Real Madrid, su abogado le llamaba por teléfono para anunciarle que un juez de Oregón había fallado, a la espera de que el juicio por una demanda interpuesta por el propio Petrovic comience el 24 de agosto, que podía negociar con Portland sin que la NBA lo imped da Brad Greenberg, director tecnico de Portland, se entrevistó ayer noche con Petrovic para convencerle que firme con el club americano. El club madridista sigue sin mostrar preocupación por el caso y este nuevo acontecimiento no parece haber afectado la versión oficial de que el asunto Petrovic "está definitivamente resuelto". Lolo Sáinz, manager general, confirmó que el jugador insistía en que permanecerá esta temporada en el equipo. A las 16.00 horas de ayer, la Asociación Española de Clubes de Baloncesto (ACB) recibió comunicación oficial de la decisión del juez de permitir que el jugador negocie con Portland. La NBA, por su parte, restó importancia a este circunstancia. La ACB y el Real Madrid han designado ya a la abogada Lois Rosenbaum para que les represente en el caso; la NBA ha nombrado también abogado para el juicio. "Ahora tendremos que demostrar que el Real Madrid obró de buena fe en sus contratos con Petrovic" manifestó a este periódico un portavoz de la ACB. Según Porlant, Petrovic puede firmar contrato en este momento; según la ACB sólo puede negociar 11 porque otra cosa es que la NBA acepte la licencia de Petrovic en estos momentos".

Ayer por la noche, Petrovic volvió a reunirse con Brad Greenberg, director técnico de Portland, sin que haya transcendido hasta el momento el contenido de dicha reunión. Greenberg trataba convencer al jugador de que el fallo temporal de un juez de Oregón resultaba una victoria parcial que no podía desaprovechar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de agosto de 1989