Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO / TOUR DE FRANCIA

Delgado, muy molesto con la actitud del PDM

Villard de Lans

JUAN MORA ENVIADO ESPECIALPedro Delgado, horas después de haber terminado la etapa, lanzó durísimas acusaciones contra los corredores del PDM: "Lo que más me duele es que ciclistas que pueden hacer algo grande se dediquen a clasificaciones que no tienen ninguna importancia. Lo que hacen es desconcertar la carrera. Hoy [por ayer] impusieron un ritmo muy fuerte en la ascensión, y luego, en el momento de atacar a Fignon, le dejan irse". El líder, Laurent Fignon, por su parte, dijo que ayer había conseguido una ventaja muy importante, pero que aún no ha ganado el Tour.

Delgado dijo, en declaraciones a la cadena SER, que no entendía cómo corredores que tienen posibilidad de ganar una etapa realizaban al final un mínimo esfuerzo: "Hacen una carrera un tanto particular. En la salida me comentaron que si podíamos atacar a Fignon, y yo dije que encantado, que iba a mandar unos hombres para acelerar la carrera. Ellos dan muchas promesas en la salida y luego nada. En el PDM cada uno va a lo suyo, uno a por la montaña, otro a por la combinada, otro a por los sprints, y con eso se sienten satisfechos. Lo que hicieron ayer es incomprensible porque entre todos podíamos haber colaborado y cogido fácilmente a Fignon, y se pusieron en cambio a rueda de Lemond y mía. Kelly, por ejemplo, podía haber ganado la etapa. El problema que tiene el PDM es que todos se consideran jefes y entre ellos son muy celosos".Delgado conoce bien a estos corredores holandeses porque hace dos años estuvo en este equipo. Ahora hace una confesión: "Estoy convencido de que podía haber ganado el Tour cuando estuve en el PDM. Pagué el que había bastante malestar en contra de mi persona. Sólo tenía a mi favor a Laguía y otros dos corredores más. Los demás nunca creyeron que podía ganar".

Última oportunidad

Sobre sus propias posibilidades de ganar este Tour, Delgado dice: "Hoy es una etapa importante y yo, la verdad, es que sigo pensando en ese primer puesto. Tengo a mucha gente en contra después de lo visto ayer, pero lo voy a intentar en todo momento. Hoy es mi última oportunidad y no la voy a desaprovechar".

La jornada de ayer fue la más triste vivida por el Reyrio1ds desde que Delgado iniciara su cuenta atrás. Su director, Echávarri, confirmaba al término de la etapa: "Si Fignon sigue así, hay que ser realista y decir que ha ganado el Tour". Además, se perdió el liderato por equipos. Y es que todos, tras entregarse un día más en el inicio de la etapa, acabaron desperdigados por la carretera sin poder neutralizar al PDM.

Echávarri comentó: "Yo creo que es definitivo el hecho de que por primera vez Delgado cediera tiempo ante alguno de los rivales que tanto ha perseguido. Fignon se ha mostrado agresivo, como cuando ganó en 1984, y quizá superior, porque, solo, ha sacado tiempo a sus perseguidores".

Echávarri considera que Delgado sigue estando "fenomenal", y que la diferencia de ayer pudo ser debida a que "la subida era más de Fignon que de nadie, porque no era suficientemente dura y sí fenomenal para un Fignon en forma. Pedro ha estado más o menos como el año pasado, porque hay que tener en cuenta el handicap con el que salió. También ha tenido unos rivales que el año pasado no estaban y que ahora han vuelto a primera línea, como son Lemond y Fignon. El Tour hubiera sido muy interesante de no haber pasado lo de Luxemburgo, y creo que entonces hubiera ganado Perico".

Todo el Reynolds ha estado también a gran altura, y hasta ayer no cedió el liderazgo. El trabajo que han estado realizando se expresó ayer gráficamente sobre la carretera. Mauri fue el primero en quedarse del pelotón tras tirar en la primera ascensión. "Se le ha acabado la gasolina", exclamó Echávarri. Luego fue Luquín el que se quedó. En los ataques del puerto, Gorospe, Induráin, Arnaud, Magro y Rondón quedaron cortados. Eusebio Unzúe, segundo director del equipo, les animó para que recortaran diferencias: "Entre vosotros está el tercer hombre en la meta". Delante iban Delgado y Palacios, y para la puntuación por equipos cuentan los tres primeros. Entonces se perdía hasta el primer puesto por equipos. Gorospe e Induráin pusieron al grupo en fila india y continuaron su calvario. Gorospe dio por terminado su trabajo cuando había que subir hasta la meta. Y después, en el camino, se quedaron Magro y Arnaud. Induráin fue al finalel tercer hombre del equipo.

Fignon, precavido

Laurent Fignon, por su parte, dijo que, antes de la etapa de ayer, ya habían estudiado la posibilidad de atacar si se presentaba la ocasión: "Pensaba en atacar en la última cota, pero como el ritmo ha sido muy vivo y la gente estaba muy tocada, he aprovechado para atacar antes. Y los resultados han sido muy positivos. Al final sufrí mucho, pero el último kilómetro era muy suave".

Fignon considera que aún no es el ganador del Tour: "Una ventaja de 50 segundos es algo muy importante, y considero que he dado un paso muy grande hacia la victoria. Pero todavía no he ganado. Aún puedo sufrir un desfallecimiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de julio de 1989

Más información

  • Fignon considera que tiene una ventaja importante, pero que aún no ha ganado la prueba