Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CICLISMO / TOUR DE FRANCIA

Echávarri: "Nos preocupa más el PDM que Fignon"

El director del Reynolds apuesta por Delgado

José Miguel Echávarri, el director del equipo Reyrio1ds-Banesto, es un hombre clave en la carrera deportiva de Pedro Delgado. Echávarri ve este Tour con optimismo y considera que Delgado puede ser capaz de ganar la prueba: "Yo creo que ha nacido una leyenda". Para Echávarri, la gran incógnita es el papel que pueda ejercer el equipo PDM en los próximos días: "Nos preocupa más el PDM que Fignon", dice.

Pregunta. ¿Es cierto que para ser : un buen director tiene uno que haber sido un mal ciclista?Respuesta. No sé si soy buen director, aunque sí he sido un mal ciclista, pero no debe ser una regla fija. Debería ser al contrario. No tiene nada que ver, porque ser un buen ciclista depende a veces de unas buenas facultades físicas, y eso lo da la naturaleza. El gran campeón sí tiene cierta visión de la carrera. Tenemos ejemplos de grandes ciclistas que han intentado ser directores y no lo han conseguido. ¿Cuál es la ventaja de quienes hemos sido malos ciclistas?. Que hemos sufrido. Entender al grande es fácil y entender al pequeño es más difícil.

P. ¿Qué le llevó a ser director?

R. La casualidad. En mi corto paso por el profesionalismo me quedaron ganas de intentar dignificar al ciclismo.

P. Usted ha pasado por ser, además, un innovador. Por ejemplo, que hoy en día los zapatos de los ciclistas sean blancos se debe a usted.

R. Soy un hombre que dialoga con mucha gente y que cree que de todo el mundo se aprende. Y entre todos me ayudan a poner en práctica ideas que están llenas de sentido común, como fue el caso de las zapatillas. Recibimos multas diariamente, a Arroyo le llegaron a llamar el hombre de las zapatillas blancas, pero daba resultado porque el calor se concentraba menos en los pies.

P. Usted siempre ha tenido claro el prescindir de un sprinter.

R. primero elijo los objetivos y valoro las carreras ganadas, no por la cantidad, sino por la calidad. Nosotros decimos que ganamos muy pocas carreras, pero ganamos las que dan impacto, las que dejan huella, las que movilizan a un pueblo. Entiendo que un sprinter nos supondría un constante desgaste en las etapas donde yo creo que el equipo se tiene que recuperar. Entonces, no me interesa. Y otra teoría que añado: nuestro deporte es marketing, es publicidad, y al final se contabilizan en segundos la presencia de los hombres en pantalla. Creo que un sprinter hasta 100 metros antes de la llegada nadie sabe quién es; a veces, ni siquiera después de la meta.

Ayuda biológica

P. Otro asunto sobre el que usted fue un innovador fue el de la preparación física y médica, o biológica de los ciclistas, algo que a veces suena escabroso.

R. Mi objetivo ha sido siempre que mis corredores compitan en igualdad de condiciones. Cuando llegué en el año 83, por primera vez la gente se dio cuenta de que tenía dos corredores potencialmente ganadores del Tour, pero que nunca lo ganarían porque no estaban en condiciones de competir con los rivales del momento. La medicina deportiva estaba dejada de la mano de Dios. Esa fue nuestra inquietud. Hemos tenido que echar mano de estudios o de médicos de fuera de nuestro país, pero ahora ya tenemos médicos preparados para la competición.

P. ¿Pero esto quiere decir que de lo que se trata es de que los españoles tomen lo mismo que los atletas extranjeros?.

R. No. No se trata de que tomen. Pero cada vez se conoce mejor el organismo, lo que se desgasta y lo que recupera. Y hay que evitar tomar cosas nocivas y estar bajo la dirección de gente que conozca el tema. En ese aspecto, he tenido contacto con gente italiana y siempre hemos obtenido buenos consejos.

P. Para un director, como. para un médico, está clara la frontera entre lo que es o no doping, ¿o todo se sigue limitando a una lista de productos prohibidos?

R. En este mundo hay mucha hipocresía. Las autoridades primero promueven las medallas y luego critican la forma de conseguirlas. Lo que pretendemos es no salimos de una reglamentación y el caso del año pasado fue claro: nunca quisimos pasamos de esa reglamentación. ¿Los médicos?. Creo que tienen suficiente conocimiento para preparar a un ciclista sin arriesgar su salud.

P. En el caso de 1988 hay quien sostiene que éticamente fue un positivo, que era una sustancia prohibida por otra lista.

R. Todo el mundo sabe que no fue un positivo. Pero en este momento habrá muchos corredores que estarán tomando productos que, a lo mejor dentro de un año, son positivos. Pero en este momento no lo son, y ellos no lo saben. Y lo están tomando porque les va bien, porque es lícito. Me remito a todos los vencedores del Tour anteriores a Perico, que se habrán aprovechado de productos que en aquél momento no eran prohibidos. Hubo un época anterior en que se permitió todo, pero a partir de 1967 creo que el ciclismo es el deporte más controlado. En ese aspecto, creo que estamos llevando un equilibrio entre lo que exige una prueba como el Tour, que son 20 días de gran esfuerzo, y necesita de un control médico del organismo, no sólo de un control antidoping. Porque el esfuezo al que sometes al organismo es tal que si no hubiera unas sustancias bien dirigidas para ayudar a ese organismo cada día a recuperarse, pienso que no habría cuerpo humano que lo aguantase.

P. En este Tour supongo que le estarán poniendo muy a prueba, porque el diseño previo habrá saltado por los aires tras las dos primeras etapas.

R. Efectivamente. El primer día fue el aperitivo de lo del día siguiente, y entre ambos sumamos una desventaja alarmante. y no porque Pedro no sea capaz de anularla, sino porque un hombre, por muy fuerte que sea, puede notar ese golpe psicológico y tener su debilidad. Tenía nfucho miedo a los dos días siguientes a Luxemburgo. La clave fue la contra reloj porque, a partir de entonces, podíamos vislumbrar el podio de París. Y tuvimos que atacar, pero en nuestro terreno, en los Pirineos.

Las próximas etapas

P. ¿Cuáles son ahora las previsiones?

R. Llegar a la cronoescalada con el límite de los tres minutos. Creo que si Pedro está en su nivel, y no tiene porqué variar, y si los demás están a su nivel, y no tiene porqué variar tampoco, debe remontar en la cronoescalada a Lemond y Fignon.

P. ¿Cuánto?

R. Creo que la cronoescalada es lo suficientemente larga y dura como para que remonte más de un minuto.

P. Para rematar el trabajo en Alpe D'Huez.

R. Creo que esa cronoescalada va a marcar el Tour. Por un lado, he visto estos días muy nervioso al equipo de Fignon. De hecho esperaba que intentara un ataque como el del viernes, y eso significa que no las tendrá todas consigo cara a la montaña. También puede ser que estos hombres, Lemond y Fignon, cojan confianza. No hay que minusvalorarlos nunca.

P. En eso colabora su red de espionaje.

R. Eso es un mito, pero yo hablo con todo el mundo porque siempre hay alguien te puede dar un dato que sirva.

P. ¿Qué dato ha sido el más importante que ha recibido?

R. Datos del Giro, de cómc reaccionaban Fignon y Lemond en determinadas circunstancias.

P. Le veo muy preocupado, como a otros directores, por le que haga el PDM.

R. Su táctica es sorprendente No han sido capaces de llevaj adelante un ataque coordinado pero igual algún día reaccionan 3 se convierten en aliados del que esté cerca de ellos. Y entonce, pueden ser muy peligrosos. Estamos preocupados por saber de qué lado nos puede tocar e PDM. Habría que vigilar más a PDM que al propio Fignon.

P. Guimard especula con qui Delgado tendrá un día malo.

R. Yo especulo con que tengo mejor corredor que él, con más confianza que el suyo y en un terreno más favorable al suyo.

P. ¿Va a ganar Delgado?

R. Hay una frase dicha en Luxemburgo con la que me quede La dijo un personaje del Toui "Hoy, o a muerto Delgado o h nacido una leyenda". Pienso que ha nacido una leyenda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de julio de 1989