Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alfonso Escámez valora el grupo industrial del Central en 260.000 millones

El presidente del Banco Central, Alfonso Escámez, afirmó ayer que las participaciones industriales de esta entidad están valoradas en libros en unos 260.000 millones de pesetas, cifra que podría ser aún mayor si se tomaran en consideración las plusvalías tácitas no afloradas.

Escámez, que mantuvo un encuentro con los medios informativos previo a la junta de accionistas de CEPSA, sociedad presidida también por él e integrada en el grupo Banco Central, afirmó que la citada entidad crediticia tiene vocación de banco mixto y que, por tanto, "no tiene previsto desprenderse de las participaciones industriales actualmente en su cartera".

Preguntado sobre si el Central tenía previsto poner en marcha una corporación al estilo de la que está desarrollando el Banco Español de Crédito (Banesto), en la que se aglutinen todas las participaciones no bancarias, Alfonso Escámez dijo que su actitud va a ser la de "ver y esperar" con el tema de las exenciones fiscales, poniendo de manifiesto su temor a que "estructuras como éstas puedan ser interpretadas en la Comunidad Europea como monopolios, que pongan en duda el principio de libre competencia".

Presencia de IPIC

Alfonso Escámez se refirió también a las buenas relaciones entre CEPSA y su socio de Abu Dhabi, IPIC, con el que tienen previsto ponerse en marcha acuerdos de colaboración recíproca tanto en España, como en el emirato árabe.

IPIC, que actualmente posee en torno al 12,5% del capital de la CEPSA -un 10% adquirido directamente, y en torno a un 2,5% más comprado en bolsa-, está autorizada para elevar su presencia en el capital social de la compañía española hasta un 20%, lo que podría llevarse a cabo en el curso del presente ejercicio, para lo cual CEPSA procedería a ampliar su capital en unos 14.000 millones de pesetas.

La petrolera española cuenta actualmente con unos fondos propios, sin considerar provisiones, de 78.152 millones de pesetas, de los que 29.731 corresponden a capital y el resto a reservas. Su cash flow (beneficios más amortizaciones) alcanzó al término de 1988 los 18.067 millones de pesetas, con un aumento del 22,6%, lo que le ha permitido mostrar unos beneficios después de amortizaciones de 12.110 millones, que eleva el ratio de beneficio por acción a 220 pesetas, con un incremento anual de casi el 36%. Estos datos permitirán repartir un dividendo de 5.506 millones, y aumentar las reservas en otros 6.600.

Con relación a los resultados obtenidos en el período eneromayo, Escámez destacó los 200.000 millones de pesetas facturados, "de los que una parte muy significativa procede de los mercados exteriores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 1989