Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OFENSIVA TERRORISTA

El bloque democrático considera rotas todas las posibilidades de diálogo

Adolfo Suárez, presidente del CDS; Iñaki Anasagasti, portavoz del PNV en el Congreso, y Gerardo Iglesias, coordinador general de IU, coincidieron ayer en considerar roto el diálogo con ETA tras los últimos atentados cometidos por la organización terrorista y el asesinato ayer de un guardia civil. Mientras, todos los partidos vascos, salvo HB, resaltaron la necesidad de mantener la unidad de las fuerzas políticas y de los ciudadanos frente al terrorismo.

Suárez, Anasagasti e Iglesias defendieron, no obstante, la conveniencia de mantener "una puerta abierta a la esperanza de que, restablecida la paz por los terroristas, sea posible en el futuro reanudar con ellos un diálogo para que entreguen las armas".Adolfo Suárez, tras entrevistarse con el ministro del Interior, José Luis Corcuera, y el secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera, reiteró su pleno apoyo al Gobierno, tanto en las gestiones que ha llevado a cabo en Argel como en las medidas que adopte próximamente, y reafirmó la identificación del CDS con los pactos contra la violencia suscritos en Madrid y Vitoria. "Hay que mantener una puerta abierta a la esperanza, pero comprendo perfectamente y apoyamos que en este momento sea aboslutamente imposible dialogar con ETA, como consecuencia de los últimos atentados", señaló.

El líder centrista argumentó su propuesta de mantener abierta esa "puerta a la esperanza" en la "complejidad" por la que atraviesa la situación. "En este momento, el Gobierno tiene que actuar, es lógico", insistió Suárez, "con la máxima dureza y pedir la colaboración más estrecha a Francia y a Argelia".

Suárez defendió que "en un momento determinado, después de una actuación eficaz de las Fuerzas de Seguridad del Estado, si cabe alguna posibilidad de diálogo no debe despreciarse esa posibilidad. Pero repito que en estos momentos ese es un tema imposible". El presidente del CDS agregó que la culpa de la ruptura de las negociaciones en Argel corresponde a ETA.

El portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, afirmó por su parte que el asesinato de ayer resulta tanto más doloroso porque "es el cierre de un proceso de conversaciones importantes y de diálogo político iniciado en Argel. Con la muerte: de un ser humano se cierran muchos frentes y se cierra, de momento, también el de las conversaciones. Esto es", insistió Anasagasti, "lo que logra ETA con este tipo de planteamientos. Y si algún día logran abrirse de nuevo esas conversaciones políticas es completamente inadmisible el que encima de la mesa haya cadáveres".

El coordinador general de IU, Gerardo Iglesias, pronosticó que "al final los terroristas perderan la batalla porque han perdido toda vergüenza, decencia y dignidad". A la vez, defendió que "no hay que caer en la desesperanza" y merece la pena seguir buscando una solución política al terrorismo, "lo cual no quiere decir que hasta entonces no se empleen todos los medios al alcance de las fuerzas políticas democráticas, y en particular del Gobierno, contra la banda terrorista".

De su lado, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Juan Ramón Calero, afirmó: "Hemos llegado a la situación del punto final". Calero mantuvo que "si hablan las metralletas, ya no cabe la posibilidad de que se establezca ningún contacto" con ETA, informa Efe."Nada que hablar". El presidente del Parlamento vasco, el socialista Jesús Eguiguren, subrayó que ETA ha cerrado definitivamente las puertas a una solución dialogada tras el último atentado. "Con asesinatos como éste", dijo, "no hay nada que hablar con ETA". Eguiguren hizo un llamamiento a la unidad de las fuerzas políticas para incrementar el compromiso colectivo en favor de la pacificación, y a los ciudadanos para que colaboren activamente con la Ertzaintza y las Fuerzas de Seguridad del Estado, informa Pedro Gorospe.

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, declaró a Radio Nacional que con el asesinato de ayer "se va una esperanza". "Todo se ha acabado", agregó Arzalluz.

La ejecutiva de los socialistas vascos condenó "enérgicamente" el "nuevo y salvaje atentado". Para los socialistas vascos este hecho ha evidenciado la falta de voluntad con la que ETA ha actuado durante el proceso de conversaciones de Argel.

Por su parte, el presidente de Euskadiko Ezkerra, Juan María Bandrés, declaró a Antena 3: "Me consta que la división de ETA se produce en las prisiones. Ha habido diferencias fundamentales y en algunas cárceles ha habido que separarlos para evitar incidentes". En otras declaraciones, Bandrés aseguró que "hasta hoy [por ayer] los miembros del Gobierno no se han dado cuenta de la realidad de que ETA es una banda de asesinos".

Mientras, el conseller de Gobernación de la Generalitat de Cataluña, Josep Gomis, tras condenar los atentados, informó que el próximo lunes el Gobiemo catalán abordará en su reunión habitual la problemática terrorista y el desarrollo de las negociaciones entre el Gobierno y ETA. El conseller afirmó que el Gobierno ha llegado al límite de las posibilidades constitucionales para erradicar el terrorismo y añadió que la cadena de atentados demuestra que "ETA no quiere negociar, que sólo quiere el lenguaje del miedo" ' informa la redacción de EL PAIS en Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de abril de 1989

Más información

  • Arzafluz asegura que tras el asesinato de ayer "todo se ha acabado"