Marta Chávarri

ha cedido la custodia de su hijo Álvaro, de cinco años, a su marido Fernando Falcó, marqués de Cubas, según la demanda de separación de mutuo acuerdo presentada el pasado viernes por el matrimonio en los juzgados de familia de la Plaza de Castilla de Madrid. El niño se queda bajo custodia de su padre, quien convivirá con él en el domicilio conyugal, aunque la patria potestad será compartida por ambos cónyuges. Por otra parte, según la demanda de separación, Fernando Falcó pasará una pensión de 100.000 pesetas mensuales a su esposa, quien hace pocos meses abrió en la capital madrileña, junto con una socia, una tienda de artículos para el hogar. Marta Chávarri, que se encuentra en Madrid después de pasar una corta temporada en París, sigue ocupando, una vez más, el centro de atención de la mayoría de las revistas, desde la publicación hace dos semanas de unas fotos en las que aparecía, junto al financiero Alberto Cortina, a la puerta de un hotel en Viena el domingo 22 de enero. La evolución de este asunto entre Marta Chávarri y uno de los empresarios de Construcciones y Contratas es seguida con expectación en el mundo económico. Tras la presentación de la demanda de mutuo acuerdo, y según la legislación vigente, los marqueses de Cubas tendrán que personarse ante el Juzgado de Primera Instancia número 23, cuya titular es Elisa Veiga, para ratificar dicha demanda.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS