Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reino Unido paraliza la OPA sobre Gold Fields

La oferta pública de adquisición (OPA) de la gigantesca minera surafricana Anglo-American por la productora británica de oro Consolidated Gold Fields quedó paralizada ayer tras remitir el ministro de Industria británico, lord Young, el expediente a la Comisión de Monopolios y Fusiones, que desestimó ya en esta semana una acusación de práctica bursátil desleal.

El gobierno británico basó la decisión en el riesgo de un control monopólico con potencial práctica de precios adversos para el Reino Unido en los metales estratégicos como circonio y titanio. Young intentó de esta forma, desacreditar las versiones que explican la decisión por el origen surafricano de la OPA.La oferta por la productora de oro británica ConsGold es la más grande en la historia de las adquisiciones británicas con sus 2.900 millones de libras.

Esta semana el comité de adquisiciones de la Bolsa de Londres desestimó la acusación de ConsGold contra Anglo-American por presunto uso de información privilegiada en beneficio propio.

La acusación se basó en adquisiciones especulativas de acciones de Consolidated un par de semanas antes de la OPA, atribuidas indebidamente a AngloAmerican.

Tras la declaración de cinco altos ejecutivos de Minorco, empresa que ha hecho la oferta en nombre de Anglo-American, señalando que la información se mantuvo en términos confidenciales dentro del ámbito de la sociedad, la causa fue desestimada y Young dió entonces curso al expediente por monopolio.

El fuerte tinte político de la batalla ha llevado a los observadores a señalar que las acusaciones monopólicas no son fundadas, al menos en los minerales citados, por existir una gran disponibilidad de dominios mineros de arenas propicias para su explotación en el mundo.

Los analístas en Londres sostienen que el motor decisivo de la oferta de Anglo American, propiedad de la familia Oppenheimer en cuyo grupo está la primera productora mundial de diamantes, De Beers, es la necesidad de dotarse de una base de capital fuera de África del Sur.

Las relaciones entre la familia Oppenheimer y el gobierno conservador de Pretoria han sido tradicionalmente malas, a pesar de lo cual Anglo-American ha recibido el castigo de las medidas anti-apartheid contra Suráfrica. La OPA ha entrado en un período de análisis y queda suspendida hasta el dictamen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de octubre de 1988

Más información

  • Suspicacias políticas como motivación de la medida