Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ignacio Gallego se desentiende del conflicto del PCPE

El presidente del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), Ignacio Gallego, manifestó ayer que no desea pronunciarse sobre el conflicto originado en este partido a raíz del acuerdo adoptado por la mayoría del comité regional del Madrid para llegar a la unidad orgánica con el Partido Comunista de España (PCE). La dirección central del PCPE ha decidido considerar fuera de la organización a los 15 de los 25 miembros del comité regional que se pronunciaron por la unidad con el PCE, medida que los partidarios de la fusión califican de expulsión.

"Se trata de unos hechos en los que yo no he tenido ninguna participación", dijo Gallego, que acaba de regresar de vacaciones. Añadió que, no obstante, se remite a las posiciones que ha venido defendiendo en favor de la unidad de los comunistas. "Apoyo", dijo, "todas las iniciativas unitarias porque este país necesita un gran partido comunista que esté a la altura de las exigencias de nuestra época".

Un portavoz del comité central del PCPE señaló: "Nosotros no hemos expulsado a nadie. Hemos discutido la situación y constatado que hay personas que se van a otra organización [la unidad se plantea bajo las siglas del PCE] y, por tanto, los consideramos fuera del partido".

Asaltos

El responsable de Prensa del comité regional del PCPE, Manuel Santiago García, manifestó el martes que el pasado fin de semana las sedes de ese organismo en Madrid y del comité local de Leganés fueron asaltadas por desconocidos, que robaron los archivos y todos los enseres excepto el mobiliario. A este respecto, un portavoz del comité central dijo que no había habido tal robo, sino que los archivos "están donde siempre han tenido que estar: en manos del partido". Restó trascendencia al conflicto, al señalar que afecta únicamente a 15 personas de un colectivo de 1.480 militantes que hay en la organización regional de Madrid.El PCPE procede de una escisión en el seno del PCE que se inició con la dimisión de Ignacio Gallego en diciembre de 1983 y culminó con la salida formal del grupo encabezado por él en enero de 1984.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de septiembre de 1988