Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ex internacionales confirman el uso reciente de diuréticos

"El tomar productos para adelgazar, en la gimnasia rítmica, viene de muy atrás, de 10 o 12 años. La obsesión ha llevado a que algunas gimnastas, como yo he visto, se provocaran el devolver metiéndose los dedos en la boca. No conozco nada de ahora. De mi época, tampoco sé que se utilizaran diuréticos, pero sí laxantes". Así opina Susana Mendizábal, tercera en los Campeonatos de Europa de 1978. En la actualidad, han reconocido tomar diuréticos tres recientes ex componentes del conjunto. José González Lago, el médico de la federación, ha confirmado que, antes de su llegada, las gimnastas se automedicaban. Hoy lo niegan las seleccionadas, pero el padre de Arancha Villar, excluida de los Juegos Olímpicos de Scúl por exceso de peso, las, ha vuelto a implicar. Maisa Lloret, María Martín y Ana Bautista, junto a la seleccionadora, la búlgara Emilia Boneva, lo niegan absolutamente, pero Marisa Centeno, Ana María Martínez y Nuria Salido, del equipo de conjunto, han admitido haberlos tomado en el pasado.Susana Mendizábal confiesa no haberlos necesitado, pero reconoce: "Una lucha en nuestra época era que nos hicieran un régimen alimenticio, ya que era el eterno problema, con todas las horas que entrenábamos. Estábamos días y días a manzanas y en el momento que comías un filete engordabas. En realidad, ya era psicológico. Cuando dejé la gimnasia, en 1980, engordé 10 kilos en dos meses. Pero en cuanto me quité la obsesión por ella no sólo volví a mi peso normal, sino incluso a menos. Y esto le ha pasado a otras gimnastas".

El problema del peso ha sido el detonante de la polémica de estos días tras unas declaraciones de Arancha Villar, apartada del equipo por exceso de kilos. La línea es fundamental en la gimnasia rítmica y el peso influye sobre todo para el salto y la ejecución de los movimientos. El problema es que, si ya está delgada, la gimnasta aún quiere estarlo un poco más, siempre dentro del filo de la navaja aberrante del deporte de elite. Susana Mendizábal recuerda: "Nos pesaban todos los días. Una vez, cuando volvimos Sonia Conde y yo de un mes de vacaciones, nos quitaron la beca sólo con vemos vestidas porque dijeron que habíamos engordado. Luego, al pesarnos, yo di lo mismo".

Susana Mendizábal, con todo, ve mucho más positiva la gimnasia rítmica que otras figuras que la siguieron, como Marta Cantón, que, en su opinión, quedó bastante asqueada. De Marta Bobo recuerda que, cuando entró en el equipo, no era muy delgada, pero que pronto se obsesionó por el peso; tras retirarse, con sus complicados problemas, reside en Canadá.

Joaquín Villar

La situación de control médico y alimenticio ha mejorado, pero el problema del peso sigue amenazando. El caso de Arancha Villar lo demuestra, aunque González Lago la ha calificado de "indisciplinada y de haber sido la única que ha. tomado diuréticos". Joaquín Villar, el padre de la gimnasta, ha señalado que su hija los tomó tras preguntar a otras componentes del equipo y sin su conocimiento ni el del doctor Eufémiano Fuentes, al que consultó inicialmente. Villar, entrenador de atletismo, se dirigió a Fuentes, por conocerle de su deporte, después de agotar, dice, el canal federativo y por el mal estilo con que se apartó a su hija."El doctor Fuentes", expone Joaquín Villar, "hizo a Arancha un estudio completo de su constitución, grado de grasa, etcétera Cuando lo tuvo ultimado, me llamó a casa y me dijo: 'He estudiado a tu hija y con un régimen se vero puede perder los tres kilos que tiene de más, pero esto es poco a poco. Si ha de perderlos rápidamente, porque, si no lo hace, no cuentan con ella, tendría que tomar diuréticos, pero eso está prohibido por el comité internacional'. Yo le agradecí su gestión y su confianza, pero ni recetó diuréticos ni Arancha los tomó en ese momento. Fue posteriormente, al ver que no conta ban con ella, cuando, por su cuenta y sin mi conocimiento tomó los que tomaban habitualmente otras componentes del equipo. A través de sus compañeras, conoció su nombre y la forma de adquirirlos. Afortuna damente, Arancha no ha sido la única en reconocerlo públicamente. En una rueda de prensa, en Alicante, otras gimnastas del equipo ya retiradas también lo han reconocido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de agosto de 1988

Más información

  • Susana Mendizábal: "El tomar productos para adelgazar viene de muy atrás en la gimnasia rítmica"