Un descenso significativo

Estados Unidos nunca ha sido derrotado en el Grand Slam vigente, establecido en 1934. Sus golfistas han ganado anualmente sus cuatro torneos o, al menos, tres de ellos. Apenas en cinco ocasiones se adjudicaron tan sólo dos, por lo que no pasaron de la igualada con los de los restantes países. En 1947 se les escapó el Open Británico (venció el local Fred Daly) y el Campeonato de la PGA (el australiano Jim Ferrier); en 1965, el Open de Estados Unidos (el surafricano Gary Player) y el Británico (el australiano Peter Thomson); en 1974, el Masters de Augusta y el Británizo (ambos, Player); en 1979, el Británico (Severiano Ballesteros) y la PGA (el australiano David Graham), y en 1985, el Masters (el alemán occidental Bernhard Langer) y el Británico (el escocés Sandy Lyle).La sexta oportunidad en la que los norteamericanos van a tener que conformarse, en todo caso, con el empate es la correspondiente a 1988, ya que Lyle se ha anotado el Masters y Ballesteros el Británico. Y es que su supremacía ya no es la que era, pese a seguir contando con la ventaja de que son relativamente muy pocos los extranjeros a los que se permite competir en su país. De las 205 ediciones de los certámenes del Grand Slam disputadas hasta ahora, los estadounidenses han vencido en 160 (el 78'04%). Pero de las 39 más recientes, las de los últimos 10 años, incluyendo el actual, sólo han ganado 27 (el 69'23%). Un descenso significativo.

Ballesteros ha contribuido a ello de manera notable. No en vano Tom Watson y él son los que más títulos han sumado en este decenio, cinco (el IT82%). El español se ha impuesto en el Open Británico en 1979, 1984 y 1988 y en el Masters en 1980 y 1983. El norteamericano lo ha hecho en el Británico en 1980, 1982 y 1983, en el Masters en 1981 y en el Open de Estados Unidos en 1982. Sus compatriotas Jack Nick1aus y Larry Neison han totalizado tres y Fuzzy Zoeller y Ray Floyd dos, al igual que Graham y Lyle.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS