Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernd Schuster cobrará 130 millones por año

"Mi libro con el Barcelona está cerrado, y ya tiene algo de polvo" confesó ayer Bernd Schuster, tras firmar su contrato cm el Real Madrid para las tres próximas temporadas, prorrogable por una más. El nuevo jugador madridista, de 28 años, percibirá 130 millones de pesetas por temporada, además de sueldos y primas. Schuster no tuvo palabras duras contra los directivos del Barcelona -"no he venido aquí para castigar a nadie"-, y, siempre en un tono amable y nada polémico, confesó que quería ganar todos los títulos posibles en su nuevo club.

MÁS INFORMACIÓN

Bernd Schuster, tras firmar el contrato oficial que había sido pactado la semana pasada por los abogados de ambas partes, fue presentado por Ramón Mendoza a los medios de comunicación. El presidente madridista, que vino expresamente desde la concentración de la selección, en Hannover, muy satisfecho, dijo: "Nos encontramos aquí para proceder al final de un fichaje anunciado. Schuster es una figura mundial, pero será un jugador más del Madrid".La presentación, que se realizó en la sala de trofeos del club, despertó una gran expectación. Entre los presentes, además de los periodistas, estaban varios directivos del club, además del entrenador, Leo Beenhakker. En un rincón, semioculto por una columna, estaba Raimundo Saporta, vicepresidente del club, siempre en la sombra.

Tras suffir Schuster un auténtico ametrallamiento de los fotógrafos, Mendoza explicó cómo se había llevado a cabo la operación: "El primer contacto entre el jugador y el club se realizó por un intermediario, o un amigo, o un conocido, hace seis meses. Me dijo si nos interesaba Schuster cuando quedase libre. Contesté que sí. Después, el jugador mostró interés en contactar con nosotros y comenzamos las negociaciones. Hasta hoy, sólo nos hemos visto una vez, hace tres meses".

La contratación de Schuster por el Madrid comenzó el pasado mes de diciembre, con una entrevista de la mujer del jugador, Gaby, con Mendoza, en el domicilio de uno de sus directivos. La entrevista coincidió con el viaje de Schuster a Madrid para filmar un anuncio publicitario con la marca española de prendas deportivas que éste utiliza.

El presidente del Madrid quiso insistir en que siempre había actuado dentro de la ética: "Acabamos de firmar el contrato. Y lo hemos hecho cuando el jugador ha quedado libre de su anterior compromiso. Porque este club actúa con ética, lo que no pueden decir otros clubes". Mendoza, sin citar el nombre, reconoció que el Barcelona ha tentado en n,-.Qinnpe n Ine Mnaridistas Chendo, Butragueño, Sanchis, Buyo, Hugo Sánchez, y a otros jugadores a los que no citó, todos ellos con contratos en vigor.

Las preguntas de los periodistas comenzaron entonces a centrarse en Bernd Schuster. "Es un día un tanto especial para mí", dijo Schuster. "Estoy contento. Se nota que entro en un club con mucha serenidad y tranquilidad, que sabe lo que hace y lo que quiere". En respuesta a la avalancha de preguntas, Schuster explicó que su peor recuerdo de sus ocho años en el Barcelona, en el aspecto humano, fue el año de inactividad, en la temporada 1986-87. Su fracaso deportivo: no ganar la Copa de Europa, que el Barcelona nerdió ante elSteaua de Bucarest, en Sevilla, en la tanda de penaltis. Schuster añadió: "Me gustaría conseguir con el Madrid todos los títulos posibles. Ganar la Copa de Europa es muy importante para todos".

Pese a sus enfrentamientos con el presidente del Barcelona, Josep Lluís Núñez, Schuster no quiso recordar su mala relación con el máximo dirigente azulgrana: "No he venido al Madrid para castigar al presidente del Barcelona, ni a nadie. Vengo por mí y por mi familia. Y si mi familia no hubiera querido, yo no habría fichado por el Madrid".

Propósito de enmienda

Mendoza, que mantuvo una amplia sonrisa durante toda la presentación, intervino cuando a Schuster se le preguntó si llegaba al Madrid con propósito de enmienda. El presidente madridista negó la existencia de una claúsula en el contrato por la que el club puede prescindir del jugador si resulta conflictivo. "He visto mujeres infieles con maridos borrachos", dijo Mendoza. "¿Quién tiene que sentar aquí la cabeza?. El tiempo lo dirá. En el Madrid no va a haber ningún problema humano con Schuster. Este tema va a ser aburrido para la prensa. No habrá noticias morbosas. El Madrid no ficha con claúsulas vejatorias."

El presidente del Madrid recalcó también que no había solicitado la opinión a sus jugadores antes de llevar a cabo el fichaje de Schuster: "Sólo lo comenté. Nuestra plantilla está unida y permanecerá así. Se ha fichado a Schuster por sus condiciones técnicas y humanas, y su contratación no representa ninguna afrenta para sus nuevos compañeros". Mendoza, al ser preguntado por el futuro de Jankovic, contestó: "El Madrid no tiene cuatro extranjeros. Se conforma con tres", en clara referencia al Barcelona, que llegó a tener hasta cuatro jugadores extranjeros -Archibald, Hughes, Lineker y Schuster- al principio de la actual temporada.

El nuevo jugador madridista, que hoy pasará un minucioso reconocimiento médico, sólo puso reparos a contestar esta pregunta: "¿Qué diferencia hay entre, Núñez y Mendoza?". "Bueno, no veo la forma de responder. Ya me peleé bastante tiempo, hasta que: llegó un día en el que dije que ya no podía más". Schuster insistió en que quería hacerse "muy amigo, y muy rápidamente" de todos los jugadores del Real Madrid.

La junta directiva del Real Madrid se reunió tras la presentación de Schuster para tratar su próxima dimisión, con el fin de presentarse a la reeleción. Mendoza tiene intención de celebrar elecciones el próximo mes, y negó que este fichaje fuera un reclamo electoral. "Si después de ganar tres Ligas tengo que recurrir a esto, es que soy un ceporro", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 1988

Más información

  • El futbolista alemán fue presentado ayer oficialmente como jugador del Madrid