Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fosforera Española compra la empresa de alimentación La Tila

Fosforera Española, SA (FESA), del grupo de empresas Fierro, acaba de protagonizar un cambio de estrategia industrial al introducirse en el sector alimentario con la compra de la sociedad asturiana La Tila, SA, radicada en el municipio de Coyoto (Oviedo). Fosforera Española ha adquirido el 80% del capital social de La Tila por una suma de 1.200 millones de pesetas, pagaderos al contado.El 20% restante del capital continuará en manos de los actuales propietarios, los hermanos Rodrigo y Manuel Rozas. Al contrario de otras empresas que se introducen en el cada vez más competitivo sector alimentario mediante compras de sociedades en difícil situación económica, Fosforera ha preferido ir sobre seguro con la adquisición de una firma que este año facturará en torno a los 1.600 millones de pesetas, con beneficios previstos de 280 millones, ello con una plantilla de 55 personas.

La Tila se dedica a la producción y comercialización de platos cocinados enlatados, principalmente los callos, donde es líder, por delante de firmas como Apis, y la fabada, donde ocupa el segundo puesto del ranking, por detrás de Litoral. Cuenta con unas instalaciones de planta muy modernas, y es una sociedad que se ha volcado en la calidad más que en la promoción publicitaria de sus productos, por lo que es relativamente poco conocida fuera del ámbito asturiano.

Una de las condiciones perseguidas con la operación era que los hermanos Rozas -que con su madre y una hermana se reparten la propiedad de la firma continuaran presentes en el futuro accionariado para asegurar unos niveles de gestión y calidad de producto similares a los alcanzados hasta ahora.

Salto estratégico

El paso al frente protagonizado por la sociedad que preside Alfonso Fierro viene a confirmar el creciente interés que el sector alimentario despierta en otros sectores industriales más tradicionales. Hace casi un año que el consejo de Fosforera decidió adoptar este salto estratégico, ahora materializado. Se trata de aprovechar la red de distribución que, a través de su filial Diver, SA, permite a las cerillas y fósforos de Fosforera llegar al 80% del mercado español, red que claramente permitiría la distribución de otro tipo de productos. La estrategia adoptada fue la de intentar adquirir alguna sociedad ya en marcha y en buena situación financiera y comercial, en lugar de entrar de nuevas en el sector. La operación con La Tila se ha cerrado tras unas negociaciones que han durado casi 10 meses.Fosforera Española, sociedad que cotiza en bolsa, factura como empresa industrial en torno a los - 3.800 millones de pesetas, mientras que el grupo completo -integrado por la ya mencionada Diver, SA, por Zor Comunicación - por dos filiales en Portugal y el Reino Unido- factura del orden de los 6.000 millones de pesetas.

Fosforera Española estudia actualmente la realización de una ampliación de capital para abordar la financiación de la compra de la firma La Tila.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de mayo de 1988

Más información

  • Los antiguos dueños permanecerán en la sociedad