Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jueces progresistas llaman censores a los consejeros judiciales contrarios a Movilla

Jueces para la Democracia manifestó ayer su preocupación por la actitud de seis miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) considerados próximos al ministro de Justicia, Fernando Ledesma, que trataron de que el consejo reprobara la actuación del presidente de la Audiencia Territorial de Sevilla, Claudio Movilla. El secretariado de la asociación judicial progresista denuncia el intento de convertir al CGPJ en "un filtro censor de la libertad de expresión de los jueces y magistrados".Según informó el portavoz de Jueces para la Democracia, Juan Alberto Belloch, los proponentes del frustrado acuerdo sometido a votación en el pleno del CGPJ del pasado miércoles (veáse EL PAÍS de ayer) "son los mismos", dice, "que hace escasos días votaron en contra de que el pleno asumiera las propuestas elaboradas por la comisión mixta del Consejo y las asociaciones de jueces", que incluía "soluciones razonables a los actuales problemas de la justicia".

Jueces para la Democracia estima "coherente" que esos mismos consejeros traten de censurar a Movilla, que recientemente se pronunció "rotunda y claramente a favor de aquellos objetivos". Expresa asimismo la preocupación ante el deseo censor de estos seis consejeros, "coherente", añade, "con su concepción extraordinariamente restrictiva de cuál deba ser el papel de la institución de que forman parte".

"Especialmente grave es", añade Belloch, "que se dirijan precisamente contra quien, como el presidente de la Audiencia Territorial de Sevilla, ha asumido y asume (...) el objetivo de incrementar la legitimación democrática del poder judicial y el de convertir nuestro anacrónico aparato judicial en un moderno y eficiente servicio público de justicia, precisamente los objetivos del CGPJ como institución".

Minoría "inquisitorial"

Por su parte, según informa desde Sevilla Alfredo Valenzuela, Movilla rechazó ayer "con toda energía" la imputación sobre si su actuación es o no "ajustada" y "correcta". "Los argumentos utilizados en el pleno [del CGPJ]", dijo Movilla, "me parecen increibles, por revelar en la minoría proponente un ánimo inquisitorial y un deseo de limitar la libertad de expresión a que tengo derecho como cualquier otro ciudadano"."El nombramiento de un cargo de confianza, no puede llevar aparejado un plus de fidelidad o silencio a las opiniones del órgano designante ni mucho menos a una minoría de aquél, ya que la única exigencia de fidelidad está en la normativa legal y constitucional y en tratar de conseguir un mejor servicio judicial para los ciudadanos", agregó Movilla.

Los sectores andaluces de Jueces para la Democracia y la asociación judicial moderada Francisco de Vitoria, en un comunicado conjunto, califican de "irreprochable" la actuación de Movilla y resaltan la "eficacia, buen funcionamiento, apertura y nuevo estilo" del actual presidente de la Audiencia de Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 1988