Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS AZULGRANA

Schuster decide no apoyar a sus compañeros

El centrocampista alemán occidental Bemd Schuster aseguró ayer que no está de acuerdo con el contenido de la nota elaborada por sus compañeros y que por esta razón no la ha firmado "Tras meditar en mi casa, llegué a la conclusión de que no me gustaba y por eso decidí no ir a la conferencia de prensa. Mis compañeros ya saben lo que hacen y ahí está su nota. Pero yo tengo todo el derecho del mun do a hacer lo que considere más oportuno".La actitud de Schuster sorprendió a sus compañeros. "No entiendo cómo puede cambiar de opinión en tan sólo unas horas", manifestó el capitán, Alexanco, visiblemente contrariado.

Schuster, que era partidario de que saliera a la luz pública un primer manifiesto -no puso ninguna objeción a firmarloredactado hace dos meses, podría haber cambiado de actitud después de haber liquidado totalmente sus diferencias económicas con el club. Fuentes barcelonistas aseguraron a este diario que el jugador firmó recientemente un documento en el que reconocía que el Barga había cumplido todos sus compromisos.

El conflicto fiscal entre los jugadores y la directiva se inició cuando, a raíz de la demanda laboral presentada por Schuster contra el Barga, se descubrió que éste tenía un doble contrato (laboral y de imagen). Este hecho alertá a los inspectores de Hacienda, que investigaron la situación contractual de los demás jugadores y comprobaron que sus cotizaciones por los contratos de imagen no se ajustaban a la realidad. La plantilla exigió al club que se hiciera cargo de esas cantidades y la directiva se negó a negociar globalmente el asunto.

Por el contrario, el británico Gary Lineker, que no posee un doble contrato y está al día de sus obligaciones fiscales, se solidarizó ayer con sus compañeros.

La plantilla azulgrana no piensa responder a la decisión tomada ayer por la directiva, aunque algunos jugadores están un poco asustados por las repercusiones de la conferencia de prensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 1988