Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid se juega su continuidad en la Liga

El Real Madrid se enfrenta hoy ante una situación inesperada: si pierde con el Taugrés en Vitoria, habrá quedado eliminado de la Liga. Si vence, aún estará obligado a jugar el desempate. Los cuartos de final de la Liga de baloncesto han adquirido por tanto, interés repentino ante la derrota madridista el pasado jueves, en su propio campo (81-89). El Barcelona Joventut y el CAI Zaragoza tienen un acceso mucho más tranquilo a las semifinales.

Una derrota del Madrid en Vitoria supondría un fracaso histórico sin precedentes, sin los atenuantes que el equipo tuvo la pasada temporada cuando las ausencias de los hermanos Martín lo situaron en unas circunstancias de debilidad. Pero este año, pese a las lesiones de los hermanos Martín, la potencialidad del equipo era muy superior. Casualmente además, el jueves se producía la reincorporación de Fernando Martín, mientras que una nueva indecisión de los servicios médicos del club dejaba a Antonio Martín sin el alta médica.Los protagonistas ofrecen un abanico de versiones sobre esta sorprendente derrota: un factor ambiental inexistente (900 espectadores en una cancha para 12.500), la discreta entidad del rival, la falta de ritmo (el Madrid no juega partidos de Liga desde el mes pasado), los nervios de Branson (un jugador que se siente ya fuera del equipo sin que nadie le haya dicho nada) y la entrada de un Fernando Martín (al que le faltan partidos) parecen haber propiciado una evidente falta de tensión, de la que se aprovechó el rival.

La situación ahora es bien distinta. Hoy el Real Madrid se juega la Liga a domicilio. No el título, sino la oportunidad de disputarlo; no una victoria importante, sino evitar una derrota histórica. Por el contrario, el Taugrés, un equipo que ha militado en la A-2, vive su mejor final de temporada. Eliminó al Fórum Filatélico sin necesidad de desempate y tiene ahora al Madrid contra las cuerdas.

El resto de los cabezas de serie, por otra parte, no parecen complicarse de esa forma la clasificación. El Barcelona resolvió sin apuros ante el Cacaolat (116-85), el CAI encontró una ineficaz oposición en el Cajacanarias (104-90) y el Joventut sumó su primera victoria ante el Estudiantes (102-93).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de abril de 1988

Más información

  • BALONCESTO