Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO/ COPA DE EUROPA

El Barcelona jugará su último partido pendiente del Partizan y el Maccabi

El Barcelona afronta la última jornada de los cuartos de final de la Copa de Europa de baloncesto con sólo una incierta fe en sus posibilidades. Su técnico, Aito García Reneses, afirma ante el partido de esta noche frente al Orthez (20.15, TVE-2): "Estamos a punto; falta que el Partizán también lo esté". El equipo azulgrana sabe que de nada le valdrá una victoria ante el campeón francés si no se combina con un triunfo del Partizán en la pista del Maccabi (19.30). Si ambas cosas suceden, el Barcelona será semifinalista el próximo día 5 en Gante; de lo contrario, quedará apeado de la competición.

Los jugadores azulgrana no esconden el precario estado de su confianza en obtener la cuarta plaza para acudir a Gante. "Lo lógico es que gane el Maccabi porque juega en su pista. El Partizán saldrá muy relajado y creo que si no le entran los primeros tiros y eso le anima un poco, perderá". Ferrán Martínez, que en el entrenamiento de ayer se torció un tobillo y será duda hasta última hora, asegura, "confío más en ganar el domingo en Madrid que en conseguir la clasificación para las semifinales de la Copa de Europa" »Los jugadores azulgrana aseguraban ayer que "no estaremos pendientes de la radio Tenemos que centrarnos en el partido contra el Orthez y una vez que haya concluido pre guntaremos el resultado que se haya producido en Israel". En cambio, algunos miembros del club trataban de averiguar ayer si alguna emisora retransmitirá el partido Maccabi-Partizán en directo, teniendo en cuenta además que, ya en el segundo tiempo, el Barcelona conocerá el resultado de Tel Aviv.

Las especulaciones sobre lo que puede ocurrir en esta última jornada son inmumerables. El morbo, dicen, está asegurado, entre otras cosas porque no todos los intereses de los implicados coinciden.

Dos razones

Dos razones fundamentales se esgrimen para que el Partizán se esfuerce por ganar el partido contra el Maccabi. La primera es el posible ofrecimiento de una prima de ocho millones por parte del Barcelona. La segunda, que el Partizán todavía no tiene asegurada el primer lugar de la clasificación. Si el Aris vence en la pista del Tracer, sería primero y en las semifinales el Partizán se enfrentaría al Tracer, lo que presumiblemente no agrada a los yugoslavos. Aíto aún añade una tercera razón, la de la lógica, "el Partizán", dice, "ha ganado en todas las pistas excepto en las del Tracer y del Aris. Que gane en la del Maccabi, entra dentro dé lo razonable. No sería ningún milagro". En cambio, hay quien asegura que al Partizán no le interesa ganar en Israel porque entonces se enfrentaría en semifinales al Barcelona.

Sea como fuere, el Barcelona está obligado a ganar al Orthez, "un equipo con un tipo de juego un poco raro que hace perder el ritmo al equipo rival", comenta Aito. Los franceses no parecen haberse tomado el encuentro con excesiva seriedad. Llegaran hoy mismo a Barcelona y no realizarán ningún entrenamiento previo en el Palau Blaugrana. A ello hay que añadir que siguen sin poder contar con el americano Tom Scheffler, lesionado desde hace varias semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 1988