Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julio Anguita acepta ser el próximo líder del PCE

El presidente de Izquierda Unida-Convocatoria por Andalucía (IU-CA) Julio Anguita, aceptó anoche convertirse en candidato a la secretaría general del PCE, después de que numerosos miembros del Comité Central le invitaran a ello. Los representantes del PSUC y del PCE de Madrid junto con destacados dirigentes nacionales-incluidos algunos veteranos, como Simón Sánchez Montero-, influyeron decisivamente para lograr este consenso. Mientras tanto, el secretario general de Comisiones Obreras, Antonio Gutiérrez, mantuvo un total mutismo en toda la reunión, en tanto que Marcelino Camacho manifestó que hubiera preferido que el protagonismo de Anguita se hubiera centrado en Izquierda Unida.

MÁS INFORMACIÓN

La reunión del Comité Central, que finalizó pasada la medianoche, se prolongó cerca de 12 horas. El desarrollo de los debates mostró que está muy asentado el apoyo a Julio Anguita, para que el Comité Central que surja del 12º Congreso le elija secretario general. El líder andaluz tendrá que negociar, no obstante, la formación de su equipo al frente del partido durante los próximos días, dadas las reticencias expresadas por algunos dirigentes a que su liderazgo sea excesivamente personalista.Algunos de los asistentes a la reunión mencionaron también el nombre de Nicolás Sartorius como candidato idóneo a secretario general, pero todo los que le citaron se refirieron en los mismos términos a Anguita. Sartorius no asistió a la parte del debate dedicada al liderazgo del partido, con lo cual despejó toda duda sobre su absoluta renuncia a desempeñar este cargo.

No obstante, el Comité Central finalizó sin una recomendación expresa al congreso respecto a la persona del nuevo secretario general. Gerardo Iglesias -que el día anterior había confirmado su decisión de no presentarse a la reelecciónprefirió aplazar hasta el congreso la propuesta de sucesión, puesto que un consenso anterior sobre Francisco Frutos quedó roto a los pocos días de haberse alcanzado.

Propuesta de Ribó

Rafael Ribó secretario general de los comunistas catalanes, fue el primero en proponer al Comité Central del PCE, reunido durante todo el día de ayer, la candidatura de Julio Anguita. Los secretarios generales de Madrid y de Galicia, Adolfo Gilaberte y Ánxel Guerreiro, respectivamente, se sumaron también a la misma propuesta, así como los también dirigentes Juan Francisco Pla, Josep Palau y Pedro Díez.Rafael Ribó, que en la noche del martes mantuvo una larga conversación con Anguita tras una reunión del comité ejecutivo -preparatoria del debate celebrado ayer-, argumentó ante el Comité Central que no convenía llegar al 12º Congreso del PCE con el problema de la dirección sin resolver.

Su punto de vista, al igual que el de otros dirigentes, con sistía en que las sesiones del congreso no deben polarizarse en la pugna sobre el mejor candidato a secretario general. De producirse así quedarían perjudicadas las posibilidades de un verdadero debate político sobre el futuro de Izquierda Unida y el papel del PCE en la transformación de esta coalición en un movimiento político.

Una vez planteada la candidatura de Anguita, los dirigentes de Comisiones Obreras Antonio Gutiérrez, Marcelino Camacho y Agustín Moreno se reunieron en un local próximo a la sede del Comité Central del PCE. Tras ella, sólo Marcelino, Camacho intervino desde la tribuna de oradores, mientras que Gutiérrez mantuvo un cauto silencio.

Horas antes de que se suscitara el debate sobre su persona, Anguita todavía sostenía ante los periodistas que él no deseaba hacerse cargo de la secretaría general del PCE, aunque matizaba que eso no suponía una negativa absoluta. Una vez escuchadas las numerosas voces del Comité Central que reclaman su liderazgo, Anguita reiteró ante el máximo órgano del partido que, si no había otra solución, él dejaba abierta la puerta a asumir la máxima responsabilidad.

En la reunión del comité ejecutivo del martes -preparatoria de la que ayer celebró el central-, Anguita expuso los inconvenientes que para él supone desempeñar la máxima responsabilidad política del PCE, cuando, desde su punto de vista, se le ofrece la oportunidad de quebrar la mayoría absoluta del PSOE en Andalucía.

Antes de que se planteara el debate sobre la persona de Anguita, Gerardo Iglesias leyó durante dos horas un informe de gestión de 120 folios, que resumirá ante los delegados al 12º Congreso la labor desarrollada por la dirección saliente. Dicho informe fue elogiado por la mayoría de los miembros del Comité Central, incluido el ex vicesecretario general Enrique Curiel, quien celebró la matizada actitud de Iglesias respecto a las relaciones con el PSOE. Este dirigente, que hace dos meses dimitió por discrepancias con Gerardo Iglesias, probablemente ocupe de nuevo un puesto en la dirección del partido bajo el mandato de Anguita.

En su informe -que fue aprobado por unanimidad- Iglesias plantea un pleno apoyo a la política de convergencia, que tiene por objetivo estratégico consolidar y extender por toda España a Izquierda Unida, considerándola mucho más que una mera suma de siglas de partidos políticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 1988

Más información

  • La mayoría del Comité Central apoya la candidatura del dirigente andaluz a la secretaría general