Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Carlos Cigarrán, diputado del Parlament de Cataluña

Carlos Cigarrán nos ha dejado. Un trágico accidente ha acabado con la vida de uno de los más nobles defensores de la clase trabajadora en los difíciles momentos de la transición democrática.Carlos Cigarrán, asturiano de nacimiento, se incorporó a la actividad política desde la experiencia sindical aportada por su militancia en Seat. En las filas de UGT, fue secretario de organización de la Federación del Metal y miembro del Secretariado Nacional de Cataluña en los años 1976 y 1977. En esta misma época asumió la responsabilidad de ser miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE (19761981), en tanto que desde Cataluña se estaba avanzando en el proceso de unidad socialista. Fue tan entusiasta defensor de la unidad de los socialistas como temeroso de que no contribuyera a reforzar la solidaridad entre los trabajadores.

En el Primer Congreso del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC-PSOE) asumió la responsabilidad de la secretaría de organización, con la difícil función de mediar en los conflictos que resultaron del difícil proceso de unidad que los socialistas habíamos emprendido.

Carlos Cigarrán fue diputado al Congreso desde 1977 hasta la convocatoria de elecciones al Parlament de Cataluña, desde donde ha ejercido como diputado del Grupo Socialista.

En el segundo congreso de los socialistas de Cataluña, Cigarrán catalizó una buena parte de las frustraciones inducidas por el proceso de unidad. Problemas formales, diferencias culturales y distintas sensibilidades configuraron una situación explosiva que tuvo que representar. Pero por muchas interpretaciones que puedan hacerse a lo sucedido, o a lo que pudo pasar, es difícil pensar en la consolidación de la unidad de los socialistas sin tener en cuenta la valoración de aquella experiencia y la personal contribución de Cigarrán en el proceso posterior.

Carlos ha sido el típico ejemplo de dirigente obrero, el hombre capaz de sacrificarse personalmente para defender y representar el sentir de sus compañeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 1988