Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Antonio Odriozola, bibliógrafo

Los restos mortales del bibliórafo Antomo Odriozola, figura internacional en su campo, especialista en los primeros incunables españoles, que falleció el pasado lunes tras ser atropellado por un coche, recibieron sepultura ayer en Pontevedra, ciudad en la que residía desde hace más de cuatro décadas. A su sepelio asistieron numerosos amigos y el consejero de Cultura de la Xunta, Alfredo Conde.Antonio Odriozola, nacido en 1911 en Deva (Guipúzcoa), desarrolló su actividad en el campo de la bibliografia histórica, especialmente sobre las imprentas antiguas españolas. Sus trabajos más importantes fueron los Libros litúrgicos hispanos impresos en los siglos XV y X VI, La imprenta en Castilla en el siglo XV, Bibliografia de Valle-Inclán, Guía bibliográfica de Rosalia de Castro.

Odriozola, que en la actualidad estaba terminando un documentado estudio sobre la historia de la imprenta en Galicia, era miembro del Patronato del Museo de Pontevedra, del Instituto Padre Sarmiento de Estudios Gallegos, presidente de la Sociedad de Bibliófilos Gallegos y académico correspondiente de varias reales academias.

El sepelio constituyó una gran manifestación de duelo y reunió a gran cantidad de amigos y admiradores del fallecido y a conocedores y seguidores de su obra extensa, fecunda e iluminadora de saberes en los campos de la bibliografia, los incunables y la musicología. Paciente auscultador de bibliotecas y archivos y descubridor de libros ignorados hasta entonces, Antonio Odriozola tuvo tiempo también para la divulgación de la micología en Galicia -fue el iniciador, hace 25 años, de los cursillos para el conocimiento de las setas- y la floricultura, con su particular pasión por las camelias, flor que solía lucir en la solapa.

Antonio Odriozola, bibliotecario de la Misión Biológica de Galicia en Pontevedra hasta su jubilación en 1981, estaba casado con Dolores Casalderrey y no tenía hijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de diciembre de 1987