'ANÉCDOTA TELEVISIVA'

Menuda aventura

El pasado fin de semana, Antonio Díaz-Miguel, seleccionador nacional de baloncesto, afrontó su segunda experiencia como comentarista en directo, en el partido que jugaron el Ram Joventut y el Real Madrid. Con su característica estilo populachero, Díaz-Miguel arrancó la retransmisión con fuerza y, tras la introducción, dio paso al bloque publicitario con un expectante mensaje: ¡Ahora llega la publicidad, pero unos instantes después no se lo pierdan, porque comienza la aventura!Díaz-Miguel y su compañero en la locución, Pedro Barthe, narraron un emocionante partido que se mantuvo igualado hasta el último segundo. El seleccionador, explicó los principales lances del encuentro con acertados comentarios y excesivas alteraciones en su tono y en su discurso. Una y otra vez, requería a través del micrófono al realizador para que seleccionara alguna jugada concreta con el fin de que pudiera analizarla después del partido. Para ello empleaba de manera incesante una frase que pronto se hará popular entre los aficionados, a fuerza de repetirla: ¡Esta me la aparta también!

La anunciada aventura no la sufrirían los espectadores, sino los propios comentaristas. Al acabar el encuentro un grupo de alterados hinchas del equipo local rodearon a los comentaristas y les espetaron durante casi quince minutos los mayores insultos que jamás haya emitido nuestra conservadora TVE. Díaz-Miguel y Barthe aguantaron el chaparrón como pudieron. Nadie controlaba a los autoinvitados al programa y sólo la abundante experiencia que debe tener el seleccionador en su asistencia a canchas conflictivas le permitió salir más o menos airoso. Con Díaz-Miguel ha llegado el espectáculo a TVE, aunque no sea estrictamente deportivo. Aquello sí que fue una auténtica aventura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50