Austria quiere despedirse con un triunfo, según su técnico, Elsner

ENVIADO ESPECIAL Branko Elsner, el seleccionador austriaco de fútbol, está convencido de que Austria derrotará mañana a Rumanía y, por tanto, facilitará el pase de España a la fase final de la Eurocopa 88. No es que Elsner persiga simple y llanamente ese objetivo, sino que desea cerrar la fase clasificatoria del Grupo I con una victoria para demostrar que su equipo no ha competido simplemente para hacer bulto. La verdad es que hasta la fecha Austria únicamente ha conseguido dos victorias (3-0 y 0-1 ), frente a la débil Albania, ya, que ha perdido sus dos encuentros con España (2-3, en Viena, y 1-0, en Sevilla) y de manera espectacular en Bucarest (4-0) el partido que abría la competición.

"Jugaremos para ganar", declaraba ayer Elsner; "primero, porque es nuestra obligación, y, además, porque deseamos despedirnos de esta competición con señorío y profesionalidad, ofreciendo una victoria muy significativa a nuestra afición". El seleccionador austriaco ha asegurado que podría alinear hasta tres delanteros. Los fijos serían, lógicamente, los extranjeros Schachner, actualmente en el Avellino, de Italia, y Polster, una de las estrellas del Torino, también italiano. La tercera plaza, si es que Elsner realmente piensa alinear a tres jugadores netamente ofensivos, se la disputan Ogris, del Austria de Viena, tercer clasificado de la Liga, a diez puntos del Rapid, y Rodax, del Admira, el quinto. La gran actuación que el joven Rodax tuvo el pasado domingo frente al Austria de Viena -su equipo venció por 3-1 y él consiguió un bonito gol- le ha convertido en claro favorito para completar la delantera austríaca frente a Rumania, que ayer llegó a Viena rodeada de un gran misterio.

Eisner no ha querido adelantar la formación que opondrá a los rumanos, necesitados de la victoria -el empate sería insuficiente si España ganase-, pero los periódicos vieneses destacaban ayer el excelente encuentro jugado por Rodax e incluso algún periódico, como el Neue Kronen Zeitung, ya lo colocaba en la alineación titular de Austria. El piloto Berger

Lo cierto es que el enfrentamiento internacional, cuyo escenario será, como ya es costumbre, el precioso Prater vienés, no mereció ayer la atención de los medios de comunicación austriacos, entusiasmados como están con la sensacional actuación que ha protagonizado el piloto local Gerhard Berger, de Ferrari, vencedor, en 15 días y de forma arrasadora, de los dos últimos grandes premios del Mundial de Fórmula 1, disputados en Japón y Australia.

Y es que el fútbol -tampoco se encuentra entre los deportes favoritos de los austríacos, pues, dando un repaso a las entradas registradas el pasado sábado, en la vigésima jornada del campeonato, se observa que el partido que contó con mayor número de espectadores fue el Rapid-Tirol (0-0) del Hanappi Stadion: 5.449 espectadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 16 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50