AJEDREZ

Kasparov y Karpov hacen ejercicio, estudian partidas con sus asesores y discuten el horario

Kasparov y Karpov, campeón del mundo de ajedrez y aspirante al título, respectivamente, consumen las vísperas de su nuevo enfrentamiento con el título en juego haciendo ejercicio físico, estudiando partidas y discutiendo con la organización y TVE el horario de comienzo de las partidas. El match comenzará el próximo lunes, y será campeón el mejor tras 24 partidas o el primero que gane seis. El ex campeón del mundo Boris Spassky ha sido contratado por la organización para comentar las partidas en vivo y por TVE.

El Casino de la Exposición, donde está -o estará- situado el centro de prensa y en el teatro Lope de Vega, donde se jugarán las partidas, registraban ayer una actividad frenética. A pesar de que la organización asegura insistentemente que todo estará listo para el sábado, día del acto de apertura -la primera partida se jugará el lunes- las delegaciones de ambos jugadores miran con preocupación a su alrededor y se sorprenden de los niveles de improvisación del mundo latino, que van más allá de lo que habían pensado. Los numerosos periodistas europeos que ya han llegado a la capital andaluza también se sorprenden, al tiempo que trabajan como pueden en una sala de prensa sin sillas, con teléfonos por el suelo, y con estruendo de martillazos y de gritos que dificultan notablemente la transmisión de las crónicas.Mientras, Kasparov y Karpov llevan una vida similar. Cada día dedican un par de horas al ejercicio físico, preferiblemente el tenis, aunque, por supuesto, no se enfrentan entre ellos. Karpov, que vive en una zona residencial de la ciudad, juega en el Club Pineda, y Kasparov, alojado en una de las poblaciones de la cornisa del Aljarafe, a escasa distancia de Sevilla, lo hace en una pista próxima a su residencia. Siempre escogen como rival a alguno de los miembros de su equipo de analistas.

El resto del día lo dedican sobre todo al estudio de partidas, al juego y al análisis con el equipo de expertos de que ambos se han acompañado.

Los horarios

También hay tiempo para discutir los horarios de las partidas. En principio está previsto que comiencen a las cinco de la tarde, hora muy taurina, pero la organización y TVE preferirían que se adelantara en una hora. Kasparov está de acuerdo, pero a Karpov la idea le gusta menos. A Karpov le gusta dormir hasta muy tarde, generalmente hasta mediodía.El reglamento de la competición prevé que las partidas deben comenzar a las cinco de la tarde. Es una norma inIcuida no hace mucho tiempo, y los partidarios de Kasparov entendieron en su día que se trataba de una decisión del presidente de la federación mundial, el filipino Florencio Campomanes, para favorecer a Karpov. La llegada de Campomanes a la ciudad es inminente, y quizá él tenga la última palabra.

Retrasos en el acondicionamiento de los locales aparte, las dos delegaciones se encuentran hasta el momento satisfechas. Sevilla las acogió con un sol glorioso y un tiempo templado que les hace felices. Kasparov hará dos presentaciones públicas el viernes y en distintos sitios: una a las seis de la tarde, para hablar de la partida, y otra dos horas más tarde, para presentar su libro El Hijo del Cambio. Karpov concederá una conferencia de prensa el sábado, a las 12.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS