Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Martín decide quedarse en el Madrid

Fernando Martín comunicó ayer al Real Madrid, hacia las cuatro de la tarde y a través de su agente, Miguel Ángel Paniagua, que se incorporaba a la plantilla del equipo. Martín mostró así su deseo de cumplir el año de contrato que sigue en vigor con el club madridista, y su caso se cierra temporalmente sin que se haya podido alcanzar un acuerdo para dos o tres años. Esta decisión, que esconde un desacuerdo, supone también que el Madrid y él disponen de un año de plazo para alcanzar la firma de un compromiso más duradero o todo lo contrario, que pueda desencadenarse un conflicto más grave.

MÁS INFORMACIÓN

Fernando Martín queda a la espera de que el técnico, Lolo Sainz, le comunique el día en que habrá de incorporarse a los entrenamientos, presumiblemente en esta semana. De esta forma, se cierra su vuelta al Madrid, posibilidad que se hizo visible el pasado 28 de julio cuando el agente del jugador efectuó él primer contacto oficial con el club para estudiar el regreso. Desde entonces, el jugador y el club han navegado entre principios de acuerdo, ofertas y contraofertas, que nunca llegaron a su final. Martín se sentía perjudicado por el actual conflicto sindical que aqueja a la Liga Profesional Norteamericana (NBA) y que le perjudicaba en sus intenciones de lograr unas perspectivas halagüeñas en la próxima temporada.

Múltiple significado

En la actual situación, Martín se limita a cumplir el año de contrato que le resta con el Madrid, lo cual tiene un significado múltiple. Por una parte, que Martín y el Madrid no han llegado a un acuerdo. También, que Martín no deseaba jugar este año con el Portland Trail Blazers en la NBA -un portavoz del club de Oregón afirmó a este periódico que no conocían la decisión del jugador, pero sí sus negociaciones con el Madrid. "Por ahora, no tenemos ningún comentario que hacer", fue la respuesta-. Cumplir el contrato en vigor quiere decir, por último, que Martín percibirá menos dinero del que le ofrecía el club y mucho menos aún de lo que pretendía ganar.Su regreso no le cierra la posibilidad de regresar a Portland, incluso a mitad de temporada, o de tratar de volver a la NBA el próximo año.

Tras el año, a Martín se le abriría, caso de no llegar a otro acuerdo en el transcurso de la temporada que comienza el próximo sábado, la posibilidad de negociar con el Madrid sin que existan lazos contractuales por haberse extinguido el contrato. En este punto es donde comienza o puede comenzar el conflicto. Primero, porque Martín puede entender que es libre de negociar con cualquier equipo español, aunque los clubes de Primera División sostienen un pacto mediante el cual cada uno declara a siete jugadores de su plantilla como intransferibles. El Madrid hará uso de ese pacto, entre otras cosas porque podría significar que, en caso de posturas irreconciliables, recibiría una cifra como traspaso. En esa situación de enfrentamiento, Martín sí podría jugar en otro equipo europeo como transferido.

La decisión de Fernando Martín abre, pues, un período, hasta el 30 de junio de 1988, en el que seguirá en duda su futuro a medio plazo como jugador madridista. En este tiempo, el jugador y el club pueden llegar a un acuerdo o no, por lo que el caso, a pesar de su regreso, sigue abierto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de septiembre de 1987

Más información

  • El baloncestista vuelve para cumplir el año que le resta de contrato