Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXPLOSIÓN DE GAS

Leguina: "La compañía ha tenido falta de cuidado en la revisión de las instalaciones"

El presidente del Gobierno regional, Joaquín Leguina, declaró ayer a Europa Press que Gas Madrid "ha tenido falta de cuidado en la revisión de las instalaciones" de la calle del Arroyo Bueno. Varios vecinos afectados por la explosión de ayer afirmaron haber comunicado el escape a la compañía. Gas Madrid afirma que no hay constancia de ninguna de estas llamadas en su servicio de averías. Unas 37 familias fueron ayer alojadas provisionalmente en casas de familiares y vecinos del barrio hasta que el lunes sean trasladadas a nuevos pisos. Los vecinos relacionan la fuga de gas con un escape anterior de agua que pudo dañar las conducciones. Fuentes oficiales descartaron que exista relación entre ambos hechos.

Leguina se desplazó al barrio de Villaverde Alto al filo del mediodía de ayer. Después de un recorrido por las viviendas afectadas, el presidente madrileño declaró: "La compañía ha tenido falta de cuidado en la revisión de las instalaciones de gas, ya que fue avisada de que el inmueble olía a gas hace dos días". "Es una desgracia horrible", añadió Leguina.Posteriormente, Eduardo Mangada, consejero de Política Territorial, rectificó en nombre de Leguina esas manifestaciones, señalando que "fueron inducidas por la precipitación de un funcionario del Ivima que recogió la información que daban los afectados". Mangada afirmó que las instalaciones habían pasado por inspección hace un año y que se encontraban "en buen estado y con todas las licencias pertinentes".

Un familiar de Antolina Ramos, fallecida en la explosión afirmó que aquélla acudió hace unos días al Ayuntamiento para comunicar la existencia del escape, según informa Efe.

Gas Madrid, sin embargo, negó ayer que existiese comunicación alguna a la compañía En los mismos términos se expresó el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Luis Larroque: "En la Junta Municipal de Villaverde no había constancia de denuncia alguna sobre olor a gas".

Una inspección del Canal de Isabel II acudió la madrugada anterior a la explosión ante la llamada de un vecino que comunicó la existencia de un fuga de agua en el semisótano. El Canal, según confirmó Mangada, tenía previsto reparar días después la avería, que no parecía importante.

"Sótanos inundados"

La Policía Municipal también acudió a comprobar la avería la tarde anterior a la explosión. Varios vecinos afirmaron ayer que el agua llevaba una semana saliendo y había inundado la cámara de aislamiento situada entre el piso bajo y el suelo. Mangada afirmó que, según los datos disponibles ayer, la fuga de agua no tuvo relación alguna con el escape de gas.Por su parte, Rafael Carrasco, subdirector de Gas Madrid, afirmó ayer que la fuga de gas se produjo en las tuberías que discurren por la cámara de aislamiento, de 1,70 metros de altura, situada bajo los bloques número 20 y 22 de la calle de Arroyo Bueno. Carrasco manifestó a Europa Press que hoy se celebrará una reunión con técnicos de la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid para comprobar si las instalaciones de gas estaban en perfecto estado.

La hipótesis que baraja el subdirector de Gas Madrid no difiere mucho de la expuesta por algunos vecinos: "El gas se acumuló en la cámara sanitaria y subió probablemente por el hueco del ascensor. Una chispa del elevador o de cualquier otra instalación eléctrica pudo provocar la explosión".

Carrasco se refirió también a la posible manipulación de las conducciones de gas por los usuarios, aunque precisó que está convencido de que este hecho no tiene nada que ver con la explosión de ayer.

Unas 37 familias que ayer tarde iban a ser alojadas provisionalmente en las instalaciones del Colegio de San lldefónso, en la plaza de la Paja, perteneciente al Ayuntamiento, fueron finalmente acogidas en casas de familiares o vecinos del barrio de Villaverde, según manifestó Miguel Uceda, director del colegio.

El Instituto de la Vivienda de Madrid se ha comprometido a facilitar el lunes 37 viviendas de reciente construcción, a 200 metros de los bloques semidestruidos, paira realojar a los vecinos afectados. Se espera que la reconstrucción de los inmuebles pueda estar lista en septiembre. Otras 20 familias no han tenido que ser desalojadas porque sus viviendas no han sufrido graves desperfectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de agosto de 1987

Más información

  • Los vecinos relacionan la fuga de gas con un escape de agua anterior