Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo confirma la sanción do Ángel Arroyo en la Vuelta 82

La Sala Tercera del Tribunal Supremo ha confirmado la validez de la sanción impuesta a Ángel Arroyo en la Vuelta a España de 1982, que le supuso perder la carrera, que había ganado. El corredor abulense dio positivo en el control antidoping efectuado tras una etapa, por lo que fue penalizado con 10 minutos en la general, según es reglamentario.

Arroyo, además, fue multado con 1.000 francos suizos (unas 70.000 pesetas entonces) y un mes de suspensión de la licencia, sanción de menos importancia, pues se suele cumplir al término de la temporada, sin que el corredor deba interrumpirla.Con la sanción, el ganador oficial de la Vuelta de aquel año pasó a ser Marino Lejarreta.

Arroyo había recurrido contra la sanción que le impuso la Federación Española de Ciclismo y ratificó el Comité Superior de Disciplina Deportiva. La Audiencia Nacional ya dio la razón a la federación, lo que ahora ha sido ratificado por el Supremo.

El alto tribunal señala que la Vuelta a España es una carrera internacional, y cuantas personas se inscribieron quedaron sometidas voluntariamente a su reglamentación específica, adquiriendo además el carácter de norma especial frente a la general.

El Supremo precisa que la toma de muestras se hizo legalmente con la firma de Arroyo en todas las muestras y que los dictámenes de la facultad de Farmacia de la universidad Complutense de Madrid revelan la inexistencia de la verdad científica esgrimida por Arroyo, consistente en que el metilfenidato, producto que provocó la sanción al ser descubierto en los análisis efectuados en la orina del corredor, no se excreta totalmente del organismo humano antes de las 48 horas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de junio de 1987