Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro libanes muere al estallar una bomba en su helicóptero

El primer ministro libanés, Rachid Karame, fue asesinado ayer cuando regresaba desde su región natal de Trípoli a Beirut. Una carga explosiva colocada debajo del asiento que ocupaba en un helicóptero militar le destrozó y malhirió a sus seis acompañantes: el ministro del Interior, Abdalá Racy, la tripulación y la escolta.Eran las 9.30 de la mañana (8.30, hora peninsular española) y el aparato hacía cinco minutos que había despegado de Trípoll en dirección a Beirut. Sobrevolaba la aldea marinera de Enfe, aún bajo control de las tropas de Damasco. La explosión acabó con la vida de Karame en el acto.

Todo Líbano lloró ayer la muerte del veterano político, que no contaba con enemigos ni siquiera entre las filas cristianas y cuya desaparición pone en peligro la paz siria, establecida el pasado febrero.

Siria responsabiliza directamente a Israel del atentado, que, según los dirigentes de Damasco, tiene por objetivo contribuir a mantener el caos en Líbano, país en cuya permanente inestabilidad, dicen, está interesado el Gobierno de Tel Aviv.

Páginas 2 y 3

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 1987