Huelga de funcionarios municipales en Castro Urdiales por la dualidad de alcaldes

Diecisiete funcionarios del Ayuntamiento de Castro Urdiales, cuya alcaldía se atribuyen simultáneamente el aliancista Rafael Llorente Arnedo y el socialista Juan A. Pérez Amor, llevan ya 48 horas de huelga como consecuencia del conflicto planteado por la dimisión del regidor electo, Francisco Gómez de la Garma, del PSOE. Este abandonó su cargo so pretexto de presentarse a las elecciones en Igualdad de condiciones con los demás candidatos y, según otras fuentes, a fin de esquivar la moción de censura presentada por el Grupo Popular.

Los funcionarios justifican su inactividad burocrática en el carácter bicéfalo de la alcaldía, y asimismo lamentan que en el curso de los pasados días se haya producido la desaparición de ciertos documentos en algunas de las dependencias, entre ellos -dijo a EL PAIS uno de los dos alcaldes, el socialista Pérez Amor- un expediente contra un concejal de Alianza Popular por la obra ilegal que había llevado a cabo al carecer de la oportuna licencia municipal.Pérez Amor, primer teniente de alcalde, que ha sustituido al dimisionario y se cree legitimado para desempeñar el cargo, presentó el miércoles una denuncia ante el juzgado de primera instancia de Laredo contra el secretario del Ayuntamiento, Magín García Díez. Según el texto de aquélla, "la actuación del secretario puede estar tipificada en el artículo 369 del Código Penal, al haber desobedecido, abiertamente y de manera temeraria, la desconvocatoria del pleno" celebrado por la corporación municipal en la tarde del pasado día 7, en ausencia de los concejales socialistas. Esta ausencia permitió al Grupo Popular aprobar la moción de censura promovida contra el regidor socialista hace más de un año y designar, con sus votos, nuevo alcalde al aliancista Rafael Llorente Arnedo.

La Delegación del Gobierno se dirigió, el pasado lunes al abogado del Estado en Cantabria, Jesús López Medel, pidiéndole un dictamen al respecto. Aquél se ha limitado a responder a la Delegación del Gobierno que la situación planteada en Castro Urdiales, con dos regidores paralelos, entra dentro de la órbita judicial. El alcalde en funciones, el socialista Pérez Amor, permaneció ayer desempeñando sus tareas en el Ayuntamiento.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS