Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones al COE

Ferrer Salat presentó una candidatura con recursos

Carlos Ferrer Salat presentó ayer su candidatura, tanto en Madrid como en Barcelona, a la presidencia del Comité Olímpico Español (COE). A diferencia de sus rivales "y colegas" como él mismo los califica, Ferrer Salat centró los puntos más importantes de su programa electoral en la adquisición de recursos económicos para las federaciones. Por ello, Ferrer Salat no restó detalles al explicar el éxito personal conseguido cuando presidió y gestionó el comité de apoyo a la candidatura de Barcelona.

Salat insistió en cómo de una previsión inicial de 300 millones de pesetas de recaudación entre empresas españolas se pasó a la realidad de casi 1.000 millones, "de los que sobran cerca de 150, que bien podrían servir para ayudar en algunos programas", dijo."Por entonces conseguimos esta cifra en unas circunstancias difíciles, porque no se podía compensar a estas empresas y el riesgo era elevado, ya que no estaba nada segura la consecución de la nominación olímpica", manifestó Ferrer Salat. Su propuesta es la de reunir patrocinadores para las diferentes selecciones nacionales, como un proyecto con menor riesgo y más rentable económicamente. Ferrer Salat no ocultó que reunía gran experiencia en materia de adquisición de recursos, "incluso cuando presidí durante siete años la CEOE, donde dediqué el 40% de mi trabajo a esta labor".

Paralelamente, Ferrer Salat habló de una presidencia apolítica y de una gestión muy profesionalizada del COE, "puesto que estamos ante un evento de gran magnitud que, frente a otros, supone un gran esfuerzo de organización".

Ferrer Salat se mostró tranquilo ante las versiones que le apuntaban como un candidato no deseado por la actual Administración. "He hablado con muchos dirigentes", manifestó, "y no he encontrado que exista timiguna indicación de preferencia hacia alguno de los candidatos". El candidato dijo que conserva excelentes relaciones con Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI). Asimismo negó que fuera a cambiar la sede del COE de Madrid a Barcelona.

Sobre los Juegos de Barcelona, los calificó como la mejor oportunidad del siglo XX "para demostrar el avance que España ha tenido en los últimos tiempos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1987