Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Estefanía de Mónaco

se comporta como una niña chica, mimosa y enamorada, de carácter inestable, que se divierte a ratos imitando a una gallina o reviviendo juegos infantiles, según han podido observar las personas que conviven estos días con ella en Playa de las Américas (Tenerife), donde ayer comenzó la grabación de un vídeo musical La presencia en la isla de su actual acompañante, Mario Oliver Juttard, ha servido, por otra parte, para comprobar que la princesa está colada por él y que una mala cara de éste puede sumirla en una profunda tristeza, informa Carmelo Martín. Estefanía se desvive en cariños con el hombre que le lleva 15 años y él parece ser su única preocupación en estos momentos. Las reacciones de la cantante suelen ser inesperadas: igual deja plantados a sus anfitriones en medio de un show flamenco, que emborrona con un spray la cara de su coreógrafo durante un ensayo. Por la noche prefiere sumergirse en el mundo de las discotecas. Acaba de cumplir 22 años, coincidiendo con su polémica unión con Mario Oliver. Hoy, con tal motivo, celebrará una fiesta en lo más íntimo, a la que asistirán tres políticos: Jerónimo Saavedra, presidente del Gobierno canario; José Segura, titular del cabildo, y el gobernador Antonio Martinón. Está previsto que los promotores turísticos que le han invitado a la isla le entreguen simbólicamente las llaves de la vivienda que le construirán para que vuelva una vez al año a Tenerife.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de febrero de 1987