Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético espera la llegada de Calderón para salir de la crisis

El Atlético de Madrid espera este fin de semana la llegada de Vicente Calderón, presidente del club, para comenzar a adoptar medidas que traten de frenar la crisis del equipo y encontrar salidas a los diversos problemas pendientes. Calderón ha permanecido los últimos 20 días en Puerto Rico, Santo Domingo y Estados Unidos por asuntos de negocios particulares y para realizar su chequeo médico anual en Houston. La continuidad de Jesús Martínez Jayo al frente del conjunto, con la sombra de Luis Aragonés siempre pendiente y que hace tiempo se apunta como única solución a los males deportivos del equipo, es el principal asunto que enfocará Calderón a partir del próximo lunes.El Atlético vive momentos de confusión agravados por las ausencias de Vicente Calderón, según se manifiestan algunas de las peñas más críticas a la actual gestión del club. Tras la marcha de Luis Aragonés del banquillo, por su enfermedad depresiva, el Atlético contrató a Vicente Miera, le despidió con Calderón enfermo en su domicilio, aunque fue consultado antes de tomar esta decisión-, le dio la confianza para dirigir el equipo a Jesús Martínez Jayo y se la ha retirado tras los últimos resultados, si no de forma oficial, sí de hecho.

La vuelta de Luis se presenta por gran parte de los directivos como la única medida de salvacíón deportiva -ya ocurrió tambien cuando se destituyó a Miera- y de alcance político electoral a más largo plazo. En algunas de las últimas juntas directivas se ha llegado a plantear que no debe importar que ni el Atlético ni el propio Luis pudieran salir bien librados públicamente de las críticas de socios y de la Prensa por las circunstancias en las que se produciría la vuelta del técnico: a mitad de temporada y a pesar de cierta tirantez entre Luis y algunos directivos y miembros del club, como el secretario técnico, Ángel Castillo. Luis llegó a afirmar en -su día, una vez curado de su depresión,- que hasta la próxima temporada no volvería a entrenar, y Vicente Calderón, que, de volver, Luis debería hacerlo con un certificado médico bajo el brazo.

Aparte de la cuestión del entrenador, Calderón tiene que hacer frente a la marcha de Llorente, al tema electoral, a las críticas a sus continuas ausencias y a la petición de aumento de salario del líder del equipo, Juan Carlos Arteche.

Arteche

Ante todo este conglomerado, el defensa internacional Arteche expresó ayer su opinión a la pregunta de si se podía trabajar a gusto con tantos problemas: "Es muy dificil trabajar así, y en ningún caso quiero que esto suene a excusa. Si no jugamos mejor, no debemos achacarlo a los problemas del club. Pero sí es cierto que cuantos menos follones haya, mucho mejor para todos, porque entonces se jugaría sin tanta presión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de enero de 1987