Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pilar Miro rechaza las cabeceras y decorados de los nuevos telediarios

La directora general de RTVE, Pilar Miró, y la dirección de los servicios informativos de Televisión Española rechazaron en la tarde del domingo las cabeceras y decorados para los telediarios, que estrenaron ayer nueva fórmula con la figura de directores-presentadores. Los telediarios se emitieron con cabeceras y decorados diseñados por el anterior equipo directivo. La cabecera había sido animada por ordenador en Luxemburgo.

Pilar Miró tomó esta decisión el pasado domingo por la tarde después de contemplar en un monitor en el despacho de Julio de Benito, director de los servicios informativos, las pruebas de un telediario número 0 con el nuevo decorado y cabecera animada por ordenador en Radiotelevisión Luxemburgo. La opinión de Pilar Miró, tajantemente negativa, fue compartida por la dirección de los servicios informativos, y se comunicó, una vez terminada la primera prueba, hacia las ocho de la tarde del domingo. El portavoz de la Dirección General de RTVE declinó comentar estos hechos.Julio de Benito manifestó: "Era la primera vez que teníamos oportunidad de ver cabecera y decorados juntos. Admitimos que se trata de una buena cabecera y de un buen decorado, y que, de no existir los actuales niveles de exigencia, habrían sido admitidos. Creemos que son aprovechables, pero que es necesario retocarlos. Tal como están, ni le gustaron a la directora general ni a nosotros, porque había descompensación de planos y dificultades para la realización. Hubiera sido mejor estrenar los telediarios con cabeceras nuevas, pero la precipitación y las prisas nos han llevado a esta situación, cuya responsabilidad asumo".

El decorado se terminó de montar en Torrespaña el mismo domingo, y la cabecera -12 segundos de animación por ordenador en torno al anagrama de los telediarios- llegó de Luxemburgo el sábado por la noche. La decisión de prescindir de cabecera y decorado sorprendió a los responsables de los telediarios, a los realizadores,y a los profesionales de los informativos, que vieron contrariados sus iniciales proyectos.

La ernisián de los telediarios con las cabeceras y decorados antiguos les restó carácter de estreno. "En vez de cambio se ha quedado en transición", comentó Luis Mariñas, director-presentador de la primera edición, que hubiera preferido una imagen de novedad más rotunda y completa y no pasar de un estado de euforia ante la expectativa del cambio a la confusión inicial que se provocó. Mariñas, que se propone agilizar al máximo la información, al igual que Luis de Benito en la segunda edición y Pedro V. García en la tercera, se han visto obligados, junto con sus realizadores, a modificar y a improvisar nuevos recursos.

"Decisión a lo Benito-Miró"

Luis de Benito comentó con humor la imagen de carácter fuerte e impulsivo que tienen tanto su hermano Julio como Pilar Miró, y dijo: "Es una decisión a lo Benito-Miró, que son muy drásticos. De todas formas es positivo que se diga que algo no vale, aunque cause trastornos. Pienso que las cabeceras, los decorados y los presentadores son, en cierto sentido, la anécdota de la etapa que se emprende. Lo importante es lo que vamos a decir y cómo vamos a contarlo".Tanto Pedro Ricote como Vicente Gil, realizadores de la primera y segunda edición, respectivamente, comentaron que el decorado y las cabeceras, aunque son buenos, plantean algunos problemas de realización.

Algunos pwfesionales de los informativos, que han pedido queño se revelara su identídad, se mostraron perplejos por lo ocurrido, sobre todo porque existía una maqueta y proyecto del decorado, así como un guión técnico o storyboard de la cabecera, que habían sido aprobados previamente por la dirección. La animación de la,cabecera ha tenido un coste de dos millones de pesetas -a los que se suman aproximadamente otros dos millones para la cabecera del prograna -de Jesús Hermida-, según su autor, Carlos Rubio, jefe de diseño y edición de los telediarios, autor también de las últimas cabeceras de los telediarios. Una versión de la actual también había sido rechazada parcialmente en enero de 1985 porque alguien había encontrado una semejanza entre las letras T y D del anagrama de los telediarios y la hoz y el martillo del símbolo comunista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 1987