Un aficionado escocés muere apedreado tras el partido Rangers-Dundee

Un aficionado escocés resultó muerto el miércoles por la noche, tras presenciar el partido Glasgow Rangers-Dundee United, cuando fue apedreado el minibús en que viajaba, de vuelta a casa. Ian Hamilton, de 41 años, que iba acompañado de su hijo, un policía que estaba fuera de servicio, fue alcanzado en la cabeza por una piedra y murió cuando era trasladado al hospital.En otro suceso similar, una persona de 35 años, cuyo nombre no fue dado a conocer y seguidor del Brighton, inglés, fue gravemente herido en la cabeza cuando un grupo de hinchas rivales arrejó piedras contra el tren en que viajaba, con destino a Portsmouth, después del encuentro de Copa entre el Brighton y el Nottingham.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS