CAMPEONATOS DE EUROPA DE ATLETISMO

Abascal y González

Los dos atletas españoles compiten hoy en Stuttgart en los 1.500 metros

La criba de los 1.500 metros, la. actual prueba reina del atletismo, va a producirse esta tarde. Sólo 12 atletas de los 37 inscritos previamente podrán pasar a disputar la final el domingo. Habrá tres carreras. Quedarán eliminados todos aquellos que no logren uno de los tres primeros puestos de cada una de ellas o alguno de los tres mejores tiempos, sin contar los de los clasificados por puesto. Tres españoles aspiran a estar en la final: José Manuel Abascal, José Luis González y José Luis Carreira. También, cómo no, los británicos Steve Cram y Sebastian Coe. Los españoles se encuentran en un momento de forma espléndido.

Jamás en la historia del atletismo español llegaron dos de sus atletas a una prueba ocupando las primeras posiciones de la clasificación, de mejores marcas del año. Abascal es primero (3.31.14 minutos), y González, segundo (3.32.90). Además, Carreira ocupa el puesto duodécimo (3.35.56). La ocasión es magnífica para que se metan los tres en la final. Después, ya se verá la fórmula de vencer a los británicos. Durante meses han venido trabajando su forma física y esta mañana ultimaran su preparación con una charla técnica y otra de estimulación.La expectativa creada en torno a las semifinales de hoy por lo que está en condiciones de hacer el trío español, preocupa a los técnicos de la selección. Hoy, varios de ellos tendrán que realizar un trabajo sordo, más que nada de estimulación y sensibilización. Durante toda la semana han evitado hablar a los atletas de la carrera. Dejaban a Abascal y Carreira a su aire, lo mismo que a González, que ha elegido a Colomán Trabado como compañero para compartir sus ratos de ocio. Esta mañana será ya todo distinto.

Los tres españoles se han levantado a su hora habitual. Tampoco había que madrugar, ya que las pruebas son por la tarde. Hasta la hora de la carrera tendrán una serie de charlas con los técnicos. Primero, cada uno de ellos con su entrenador: Abascal, con Gregorio Rojo, y Carreira, con José Luis Pascua Piqueras. González, que no tiene a Martín Velasco en Stuttgart, esperará a la segunda reunión técnica.

Esta reunión la realizará el consejero técnico, el mismo Pascua Piqueras, con los tres atletas, por separado o juntos, según la oportunidad del momento. En ella explicará las previsiones que espera de cada carrera, si será lenta o rápida, según los participantes en cada semifinal. Los españoles correrán por separado, por lo que cada uno tendrá que jugar sus bazas. A ellos les interesa un ritmo rápido porque si llegan todos los participantes juntos a la recta final se clasificarán los más rápidos, no los mejores. Los españoles tienen que explotar su mayor capacidad de correr a fuerte ritmo para estirar el grupo y asegurarse la clasificación directa para la final a través de uno de los tres primeros puestos. Si la prueba transcurre lenta, tendrán que ser ellos quienes aviven el ritmo.

Responsabilizados

Los tres saben que pueden pasar a la final y están responsabilizados por ello. Será entonces cuando tendrán otra charla, ésta con Carlos Gil, director técnico del equipo, para motivarlos en sentidos bien diferentes. Será un encuentro casual, por separado, ya en el mismo estadio.

Carlos Gil estimulará a Abascal y Carreira porque son atletas que necesitan salir a la pista confiados en sus propias posibilida desde que son capaces de lo mejor si no cometen ningún error Su calidad natural tampoco es tan superior como para poder salir de una situación comprometida si se despistan en la carrera han de estar muy atentos para clasificarse con la facilidad que se espera porque se encuentran los dos en su mejor momento Así lo demuestra el que esta temporada hayan conseguido ambos sus mejores marcas personales.

La conversación de Carlos Gil con José Luis González será distinta. El atleta se puede encontrar agarrotado por la responsabilidad. Es consciente de que se la juega, después de haber que dado eliminado en los Juegos Olímpicos y Campeonatos del Mundo.

La tensión que va a sufrir antes de salir a la pista va a resultarle insoportable. Sabe que está bien, pero que también fracasó en ocasiones similares. Carlos Gil le tranquilizará para descargarle responsabilidades. Si corre relajado se clasificará, sea cual sea el desarrollo de la carrera, porque tiene final y también elevada velocidad de crucero. También posee experiencia suficiente como para evitar todas las situaciones difíciles que puedan darse en una carrera de 1.500 metros.

Día complicado

Hoy es un día complicado para González. Tiene la oportunidad de pasar, por primera vez en su vida, a una gran final. Abascal, por su parte, lo tiene fácil, porque nunca ha tenido problemas para clasificarse en Campeonatos de Europa, Juegos Olímpicos y Campeonatos del Mundo. Carreira es ambicioso y no se juega nada. Sólo tiene que correr y aprovechar su momento de forma para ser finalista.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS