Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garaikoetxea califica de intoxicación las acusaciones de la dirección del PNV

El dirigente nacionalista KoIdo Amezketa acusó ayer a la cúpula del Partido Nacionalista Vasco (PNV) de un desviacionismo ideológico que afecta a las propias raíces del partido, al separar de hecho a Navarra de la comprensión del término nación vasca, y culpó a Xabier Arzalluz de haber aceptado compromisos en tal sentido. El ex lendakarí Carlos Garaikoetxea ha calificado de intoxicación mendaz las acusaciones del aparato del PNV en el sentido de que está buscando financiación para crear un nuevo partido. En respuesta a Jesús Insausti, presidente de la ejecutiva de Vizcaya, el ex presidente del Gobierno vasco recordó que el documento que difundió anteayer junto a otras personalidades nacionalistas hace una llamada a la reflexión interna y al diálogo y no a la ruptura.Amezketa, por su parte, se declara muy escéptico sobre la posibilidad de resolver la crisis del PNV mediante un acuerdo y argumenta que los expulsados de Navarra tienen una experiencia de más de dos años: "Nos han mantenido a toda costa fuera del partido porque Arzalluz tiene miedo a perder el control. El reingreso de los excluidos de Navarra representaría un empate en la ejecutiva, el tribunal y la asamblea nacionales".

La organización excluida en Navarra agrupa a unos 950 afiliados, entre los que se encuentran 68 parlamentarios forales, alcaldes y concejales. El Partido Nacionalista Vasco perdió en la provincia el 22 de junio más del 70% de los votos que había conseguido en las anteriores elecciones legislativas.

Amezketa considera culpable del abandono de Navarra en la interpretación del concepto de nación vasca a Xabier Arzalluz, presidente del PNV. "Arzalluz tiene compromisos, acuerdos o lo que sea para que esto siga así. Lo ha expresado en unos cuantos sitios, con bastante detalle por cierto, y algún testigo también hay. Como no podía decirlo abiertamente, lo que ha hecho el PNV oficial es inutilizar la organización del partido, hacer políticamente inservible el instrumento", asegura.

Sin registrar

La organización excluida, que ha anunciado ya su decisión de concurrir a espaldas del PNV a las elecciones municipales y forales de mayo próximo, no ha comenzado todavía los trámites para registrar una denominación que la identifique y se encuentra a la expectativa de lo que suceda en el resto del partido."Entre otras cosas", explica Amezketa, "porque no sabemos cuántas decenas, centenares o miles de personas del partido pueden quedar en un futuro próximo en la calle, sobre todo en Vizcaya, a tenor de las posiciones que se han expuesto en los últimos días".

Por su parte, Xabier Arzalluz, en una breve referencia que hizo ayer en su artículo semanal en el diario Deia, ha señalado que el partido "en ningún caso debe dejarse llevar a romper todos sus esquemas organizativos y criterios de funcionamiento por quienes, propiciando, deseando y celebrando su traspié electoral, vienen en son de paz cubriendo sus garras de lobo con piel de cordero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de junio de 1986