Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mal comienzo de la mayoría de favoritos en la primera jornada

El español Mariano Aparicio, el escocés Ross Drummond, dos hombres desconocidos para la afición golfistica, y el británico Howard Clark encabezan la clasificación de la 60ª edición del Abierto de España, que se disputa en el Club de Golf La Moraleja, de Madrid. Estos tres jugadores, con 68 golpes cada uno, fueron de los pocos que ayer bajaron del par del campo (72 golpes.) en una jornada dura para los favoritos. Severiano Ballesteros no tuvo un comienzo muy feliz y finalizó con dos golpes por encima del par.La Moraleja pareció rebelarse ayer ante la afirmación de que es un campo corto y fácil. Sólo 17 jugadores de un total de 149 participantes pudieron conseguir un resultado bueno. Es decir, pudieron situarse en la clasificación con menos de 72 golpes, que es el par del campo. La Moraleja, que no esconde su apariencia de campo norteamericano -fue diseñado por Jack Nicklaus-, no perdonó ni al propio Severiano Ballesteros. El jugador cántabro, que se ha distinguido esta temporada por sus buenos comienzos y malos finales, realizó el primer recorrido del torneo en 74 golpes.

Pero ayer fueron muchos los detalles anormales que se dieron en el Abierto de España. La intención de Ballesteros de convertir este torneo en el segundo o tercero de Europa queda reflejada con la imagen totalmente distinta que ofrece el escenario de esta prueba con la de cualquier otro que se haya, realizado en España. El torneo ha sido montado en plan americano, con tiendas de distintas prendas deportivas, sucursal de banco, circuito cerrado de televisión, coches exclusivos para los jugadores e invitados al torneo y sobre los lagos de los hoyos 17 y 18 emergen sendos Peugeot 205 al lado de dos cocodrilos de plástico, que representan a los patrocinadores del torneo.

Dificultad del campo

Para completar ese lujoso escenario y, la sensación de que el aficionado se encuentra en un torneo importante se producen unos resultados adversos para los favoritos en la primera. jornada, que confirman la dificultad del campo. Es norma habitual en los grandes torneos presentar en su primer día un líder desconocido. Aparicio y Drummond son fiel ejemplo de ello Clark ya es un, ganador habitual en Madrid.Aparicio, 30 años, casado y con dos hijos, lleva tres temporadas tomándose en serio el golf. Los resultados, sin embargo, no han sido muy, condescendientes con él y sus 68 golpes de ayer representan su mejor recorrido en la presente temporada. Está buscando infructuosamente un patrocinador desde que en. noviembre pasado se sacó la tarjeta profesional para jugar en el circuito europeo. "Estoy participando en el circuito gracias a que doy clases en mi club de La Herrería, en El Escorial, y mis ahorros me sirven para subvencionarme", comenta resignado el primer líder del Abierto de España. "Esta es la primera temporada que no tengo que comprarme los palos y las bolas".

Cinco birdies (menos uno) y un solo bogey (más uno), cometido en el último hoyo, colocaron a Aparicio como líder en la primera jornada de un torneo europeo.

Otro jugador que está demostrando su valía en este deporte es José María Olazábal que, con 69 golpes, se colocó como el segundo español mejor clasificado. La jornada, sin embargo, fue aciaga para Ballesteros que sólo encontró excusa en su mal juego. "He jugado monótono y muy poco brillante", dijo Ballesteros. Clasificación: 1º Aparicio, Clark y Drummond, 68 golpes. 4º BakerFinch, Olazábal y Saavedra, 69.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de mayo de 1986

Más información

  • Abierto de España de golf