Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barcelona perdió la Copa de Europa.

El Steaua de Bucarest ganó ayer la Copa de Europa de fútbol al derrotar al Barcelona en la serie de penaltis, después de 120 minutos sin un solo gol, hecho que nunca se había producido en la final de esta competición. La nulidad goleadora continuó en los lanzamientos desde el punto de penalti, ya que hasta el quinto ninguno de los dos equipos logró marcar. El Barcelona lanzó cuatro -el quinto ya no era necesario- y todos ellos fueron detenidos por el portero rival, Ducadam (en la fotografía con la copa), que se convirtió en el héroe del equipo rumano. Urruti detuvo dos lanzamientos, pero el Steaua marcó otros dos. El juego, como suele ser habitual en las últimas finales, fue poco vistoso, con el Barcelona atenazado por la gran oportunidad que suponía jugar en España, y el Steaua, sin gran nivel, sólo con un juego de control muy firme.Páginas 45 y 46

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1986