El Cajabilbao, esperado en la Primera División como un equipo estrella

El Cajabilbao, se ha convertido en el equipo estrella de entre los que acaban de ascender a la Primera División de baloncesto. Financiado, como es ya una costumbre en este deporte, por una entidad bancaria, recupera para la ciudad de Bilbao un lugar en la elite, después de 10 años de ostracismo, tras la desaparición de los clásicos Aguilas y Kas. Los técnicos ven en este club madera para convertirse en uno de los grandes y su entrada en esta categoría está rodeada de gran expectación.

El Cajabilbao nació hace tres temporadas, cuando la entidad bancaria compró los derechos de un club llamado Patronato. Subió de la Segunda División a la Primera B, categoría en la que ha militado dos años, aunque la pasada campaña estuvo a punto de lograr ya el ascenso. Cuenta con un presupuesto de 45 millones, uno de los más altos, y tiene ya 2.000 socios, suficientes para un pabellón, como el de La Casilla, en el que sólo caben 4.500 espectadores. En cualquier caso, la brillantez con la que ha logrado su ascenso, ha supuesto que el alcalde de la capital vizcaína, José Luis Robles, en la recepción que celebró ayer para felicitar al equipo, se comprometiera a dar luz verde inmediata a la ampliación del pabellón en 1.500 localidades más.El Cajabilbao ya mostró en esta temporada deseos de iniciar el camino del ascenso, pero también los de asegurarse una larga permanencia en la Primera División. Para ello contrató al técnico José Antonio Figueroa por cinco años y repescó a tres jugadores de la Primera: el base Manel Bosch, del CAI Zaragoza; el pívot Martín de Francisco, del Caja de Ronda, y el alero Davalillo, del Caja de Álava. Se intentó también la contratación de Rementería, actual pívot del Estudiantes; la de Mendiburu, del Cacaolat, y la de Iturriaga, del Real Madrid. Estos últimos son jugadores vascos, si bien Ja política del equipo no va a ser la de limitarse a ellos porque, de entrada, ya se rompe con la contratación de dos extranjeros.

Tras un comienzo flojo, dado que el fichaje del norteamerica no Leonard Allen no dio la suficiente fuerza al equipo, el Cajabilbao se transformó en un equipo irresistible gracias al fichaje de Joe Kopicki, un ex profesional que jugó en el Washington Bullets y el Denver Nuggets, que interesó al Real Madrid y que dio al equipo experiencia, seriedad y eficacia. Con Kocpicki (2,05 metros, 108 kilos), el Cajabilbao registró una racha de victorias que le pusieron en las puertas del ascenso.

Permanecer

El objetivo es ahora el de permanecer con garantía en la Primera División. Los técnicos ven en el Cajabilbao dos circunstancias favorables: un club de una capital importante, que contribuye a romper la hegemonía de Madrid y Barcelona como abastecedoras de la Primera División y al que no le falta la fuerza económica que ofrece una entidad bancaria. Así, el Cajabilbao es bien considerado por los principales agentes de jugadores norteamericanos y por los jugadores nacionales libres.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS