Escámez afirma que no sufrió presiones para nombrar a Coronel de Palma

"Jamás sufrí ninguna presión de nadie; si la hubiera sufrido me hubiera ido a casa", declaró ayer Alfonso Escámez, presidente del Banco Central, al comentar el reciente nombramiento de Luis Coronel de Palma como vicepresidente de la entidad financiera. Estas palabras coinciden con las del gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, el pasado octubre, cuando afirmó que era "completamente falso que haya vetado el nombramiento de Coronel de Palma para ocupar la vicepresidencia del Central".Escámez dijo que se había pedido la opinión a todos los consejeros, cada uno por separado, antes de la decisión del consejo, y que a nadie le había parecido mal el nombramiento. Explicó que la coincidencia en el tiempo con el nombramiento en la otra gran casa, Banesto, de José María López de Letona como vicepresidente consejero-delegado, era "una coincidencia". Reiteró que Epifanio Ridruejo, consejero director general del Central desde, finales del año pasado, era efectivamente el ejecutivo número dos del banco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de marzo de 1986.

Lo más visto en...

Top 50