Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión preventiva para el taxista detenido como presunto autor de atentados contra taxis

El titular del Juzgado de Instrucción numero 4 de Madrid, José María Bento, ordenó ayer el ingreso en prisión preventiva de Manuel Barfaluy Román, taxista, de 41 años. El taxista había pasado a disposición judicial por tenencia ilícita de armas y como supuesto autor de los atentados contra taxis que se produjeron en Madrid la semana pasada, según informó la Jefatura Superior de Policía. Fuentes del sector informaron que la máquina con la que se escribieron las notas halladas en los vehículos dañados se encontró en casa del detenido.

El taxista, del que hasta ayer por la tarde sólo se conocían sus iniciales -se desconoce aún su número de licencia como profesional-, niega su participación en los 15 atentados cometidos en la capital. Manuel Barfaluy fue detenido en la madrugada del sábado pasado tras una persecución policial, en la calle de Rafael Ibarra, en el distrito de Usera. En el interior de su taxi la policía en contró una escopeta de marca Lamber, dos bolsas de plástico con siete cartuchos, un palo con un extremo sujeto a un machete, dos guantes y un frasco con una sustancia corrosiva e inflamable. El detenido aseguró en su declaración en la comisaría que llevaba las armas para defenderse en caso de un atraco. Por lo que se refiere al líquido inflamable, el taxista explicó que se lo había preparado su esposa y que se trataba de una combinación de lejía y agua fuerte.La policía aseguró ayer que la esposa del taxista contradice la versión de su esposo. Un portavoz de la Jefatura Superior explicó también que la detención del taxista se llevó a cabo media hora después de que se produjera otro atentado contra un taxi, en la calle de Peña Atalaya, en el distrito de Vallecas. Esa mismo día fueron hallados cinco coches con las ruedas pinchadas en la calle de Guetaria, en el distrito de Villaverde. La policía sospec ha que en los atentados han participado otras personas además del detenido.

Entre los taxistas madrileños existe la idea de que la autoría de estos hechos corresponde a la extrema derecha, minoritaria en el sector pero muy activa. Aún no está descartado que el detenido pueda estar en contacto con este grupo ultraderechista, aunque hasta ahora no se ha encontrado ninguna prueba concreta, según afirmó un portavoz del sector. Los ultras del taxi intentaron agredir a los representantes de los sindicatos mayoritarios el pasado año durante los incidentes provocados en Madrid tras una serie de atracos y resultar herido un trabajador.

Además de los panfletos hallados en los lugares donde han sido quemados automóviles en protesta por la aplicación del IVA (impuesto sobre el valor añadido) y la subida de tarifas, ayer aparecieron pintadas con inscripciones contrarias al intrusismo en el sector. "Los pluriempleados y los que les dan trabajo también deben ser quemados", rezaba uno de estos grafitos.

Representantes de la Asociación Gremial del Taxi, de la Asociación de Trabajadores Autónomos del Taxi (ATAT) y de la Federación de Trabajadores Autónomos se entrevistaron ayer por la tarde con el delegado de Gobierno para expresarle su preocupación por la quema de automóviles y solicitar mayor vigilancia. Dos de los asistentes a la reunión informaron que se acordó tratar de encontrar alguna fórmula para indemnizar a los taxistas que se han quedado sin trabajo por los daños producidos en sus vehículos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 1986

Más información

  • El delegado del Gobierno se reúne con las organizaciones del sector