Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Leopoldo Bienvenido,

el niño que fue encontrado hace un año por dos guardias civiles abandonado en un camino cerca de la localidad toledana de Seseña, fue bautizado anteayer en la iglesia del Buen Pastor de Toledo. El teniente de la Guardia Civil de la comandancia de Toledo, Manuel Bailón, y su esposa, Antonia Aranda, que no tienen hijos, serán los futuros padres adoptivos del crío, cuya edad se ignora, aunque se cree que tiene unos dos años. Al bautizo asistieron el presidente de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, José Bono y el gobernador de Toledo, Pedro Valdecantos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de noviembre de 1985