Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La supresión de la 'carta verde' producirá la primera subida de los seguros de los vehículos

El primer reajuste de las primas de los seguros de automóviles españoles, tras la firma de la adhesión a la CEE, se producirá al extender la efectividad geográfica de éstos a siniestros de vehículos españoles registrados en todos los países comunitarios, según manifestó ayer en Barcelona Enrique Marco Fuentes, presidente de la Agrupación Nacional de Automóviles de la Unión de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA). Marco añadió que, sin embargo, se trata tan sólo de la adaptación inicial de la legislación española a la primera normativa de la CEE sobre seguros de automóviles, relativa a la obligatoriedad de que los coches españoles circulen con seguros de responsabilidad civil, respondiendo de ello el Fondo Nacional de Garantía.

La adaptación a esta primera normativa, dictada en 1972, no provocará, según los aseguradores españoles, cambios traumáticos de precios en las primas. Fuentes del sector apuntan incrementos inferiores a un 10% en la primera etapa, que revertirán exclusivamente en la ampliación del actual seguro obligatorio de responsabilidad civil fuera del territorio nacional, a otros países de la Comunidad en los que las indemnizaciones superan con creces a las españolas. En una segunda etapa, la ampliación de las primas de seguros españoles será mucho más importante, dentro de un período de transición de 10 años, en los que las pólizas sufrirán grandes incrementos al tener que abarcar riesgos valorados en cuantías mucho más elevadas que las que actualmente rigen en España.

Marco comunitario

La carta verde será suprimida a partir de la adhesión, mediante la garantía del Estado español respecto a todas las pólizas de vehículos nacionales que circulan por países de la CEE, tal como regula la antigua normativa.Marco añadió que en los próximos años será necesario acomodar el seguro español al marco legal comunitario, que comprende la segunda normativa dictada por la Comunidad. En la misma, cuya aplicación será progresiva en España se contiene la inclusión de daño materiales en las indemnizaciones a las víctimas. El aspecto más importante, según Marco, será la supresión del seguro obligatorio y su sustitución por la obligatoriedad de asegurarse hasta los límites comunitarios (44 millones por víctima y 12 millones para daños materiales). El cálculo del incremento -que en Portugal se ha cifrado ya en un 300%- no guardará proporción, según los empresarios, con el aumento de las pólizas, aunque sí significará incrementos muy importantes en los precios.

La nueva estructura del seguro del automóvil, que entrará en vigor progresivamente durante 1986, contemplará un tratamiento unificado de la póliza de responsabilidad civil, con una cobertura obligatoria y otra voluntaria.

Las compañías aseguradoras españolas se verán abocadas a un proceso de concentración como consecuencia de los cambios profundos que experimentará el sector, según señaló ayer Jesús Sainz de los Terreros, secretario general de UNESPA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de octubre de 1985