Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Emilio García Horcajo,

concejal de Circulación y Transportes del Ayuntamiento de Madrid, puede tomar buena nota de cómo resuelven los problemas de tráfico en el barrio vienés de Grinzing. Siete gansos, que se mueven sin prisa por las calles de la zona, están teniendo más éxito que los agentes de uniforme, porque hacen que los automovilistas aflojen la marcha. Los propietarios de establecimientos de venta de vino concibieron la idea como remedio a los frecuentes atropellos que se producían, y, a tenor de los resultados, parece que los conductores son más considerados con los gansos que con los peatones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de septiembre de 1985