La serie 'El coche fantástico', un artilugio de mecanismos singulares para la sobremesa

El coche fantástico es la serie que Televisión Española trae a la programación diaria de sobremesa para sustituir a El gran héroe americano. Este nuevo telefilme, de 21 capítulos, cambia los superpoderes, con marca de fabricación extraterrestre, del paladín trajeado por un moderno aparato de cuatro ruedas, fruto del esfuerzo tecnológico, que está dotado de mecanismos singulares.

El esquema narrativo de los episodios se perfila en el relato inicial, donde un veterano de la guerra de Vietnam, Michael Long, interpretado por el cantante David Hasselhoff, es dado por muerto en un accidente. El millonario Wilton Knight (Richard Basehart), con vocación de benefactor de la humanidad, salva al ex soldado y transforma su fisonomía e identidad. Michael Knight es el nuevo nombre que recibe este centinela del orden social y dueño de un maravilloso coche, el Knight 2000, guíado mentalmente por el protagonista a través de un sensor colocado en su cerebro, que las factorías de Wilton Knight han construido para colaborar en la operación de limpieza promovida e inspirada por el magnate.La cultura del microprocesador dota de ingeniosas propiedades a este vehículo, de estilizada línea, que hará las delicias de los seguidores de la inteligencia artificial. Dotado de una voz metalizada que sale de los paneles de mando y un sentido estratégico que hace superar comprometidas situaciones, el Knight 2000 se convierte en el auténtico líder del relato. Su tripulante no goza de la apabullante personalidad del automóvil parlante, que deja a Michael en un lugar accesorio de la ficción. Todas las desdichas de éste están construidas para que su fiel aparato absorba el interés de cada capítulo.

La violencia que la producción televisiva de los setenta destilaba con ciertos personajes humanos -Colombo, Kojak, Baretta, Starsky y Hutch- se transfugó a objetos inanimados en forma de aparatosos accidentes y espectaculares persecuciones. Algunos títulos basaban su éxito en estos factores, que eclipsaban el resto de los elementos narrativos. Con El coche fantástico, estos artefactos ocupan una posición más prosocial, habilitados para la destreza y con la mano vigilante del avance tecnológico, que no permite el descarriamiento de sus engendros.

Paseo por varios géneros

El productor y creador es Glen A. Larson, una figura que ha pasado por las tareas de dirección, guión y producción en famosas series. El sentido de la oportunidad le ha ayudado en su camaleónica capacidad de trabajo. Su obra está repleta de paseos por varios géneros. Se inició en la temática policiaca y de investigadores privados, de la mano del actor Robert Wagner, con It takes a thief En esta misma materia, siguió con el moderno sheriff McCloud y su reciente gran éxito, Magnum, con Tom Selleck. El terreno de la ficción científica lo atendió con Galáctica y Buck Rogers.El coche fantástico ha tenido una curiosa vida televisiva. Empezó a emitirse en septiembre de 1982 por la cadena norteamericana NBC, teniendo como programas rivales en la misma franja horaria a Dallas y El gran héroe americano. Durante el primer año, no favorecían la contratación de más capítulos. Los responsables de la NBC, no obstante, creyeron oportuno mantener la serie. Los informes demostraban que su programa tenía una buena acogida entre los jóvenes de los 10 a los 20 años y las mujeres de 18 a 54. Al año siguiente, El coche fantástico cambió su hora de emisión: pasó de los viernes a las nueve de la noche a los domingos a las ocho. Desde entonces ha mantenido una cómoda aceptación en los ratings (estudios de audiencia), que ha permitido asegurar ya el sitio para la programación otoñal de este año en la cadena norteamericana.

'El coche fantástico' se emite esta tarde, a las 15.35 horas, por TVE 1.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS