Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las piscinas municipales funcionaron ayer con absoluta normalidad

La huelga convocada ayer por los representantes de CC OO en el comité de empresa del Instituto Municipal de Deportes (IMD) no afectó ni al normal funcionamiento de las piscinas ni a los otros servicios dependientes de dicho organismo. Los cerca de 45.000 madrileños que en verano usan a diario las 24 instalaciones públicas del IMD, de las que 15 tienen piscinas al aire libre, sólo notaron que la jornada de ayer era particular por las pancartas que colgaban a la entrada de los locales y la discreta presencia de policías municipales.

La afluencia de público fue algo menor de lo normal en las primeras horas de la mañana, dada la difusión pública que había tenido la convocatoria de huelga; pero a medida que transcurrió la jornada y las emisoras de radio dieron cuenta de que las instalaciones del IMD se encontraban abiertas, los usuarios de las piscinas acudieron con normalidad.La huelga había sido convocada por la activa sección sindical de CC OO en el comité de empresa como protesta por la firma del convenio colectivo de este año entre la gerencia del IMD y la ejecutiva provincial de la Federación de Servicios Públicos de UGT. El convenio establece una subida salarial del 6,5%.

De las 750 personas que debían trabajar en el IMD durante el turno de mañana de ayer sólo 112 secundaron la huelga, según informó Fernando Arroyo, gerente del instituto. Todas las piscinas y demás instalaciones deportivas del IMD estuvieron abiertas y funcionaron normalmente. En el turno de tarde, la incidencia de la huelga fue aún menor, según la fuente citada. No hubo que registrar ningún incidente de importancia.

Servicios mínimos

Un portavoz del comité de empresa manifestó que el escaso seguimiento de la huelga fue debido al decreto de servicios mínimos firmado por el alcalde de Madrid el pasado martes. Ese decreto obligaba a que en cada piscina estuvieran un vigilante, un socorrista y un sanitario, lo que, para el portavoz del comité, "es una medida abusiva, ya que con esas tres personas se puede mantener abierta una piscina". El representante laboral criticó que se hubieran establecido para las piscinas servicios mínimos similares a los que se establecen en empresas cuyo funcionamiento es imprescindible para la comunidad. "Un día sin piscinas", dijo, "no es tan dramático como un día sin agua, luz o transporte público".Por otra parte, un numeroso grupo de trabajadores del INID se concentró por la mañana en la plaza de la Villa, ante el Ayuntamiento, donde el Pleno ratificó el convenio y el plan de reestructuración del INID, con el voto en contra de los concejales comunistas y liberalconservadores y, posteriormente, iniciaron un encierro de veinticuatro horas en las instalaciones de la Casa de Campo.

El IMD cuenta con unos 1.475 trabajadores, de los que unos 600 son contratados temporales por seis meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de julio de 1985

Más información

  • La huelga fue seguida por menos del 20% del personal