Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PCE rechaza la convocatoria por la unidad comunista presentada por Santiago Carrillo

Fuentes del Comité Central del Partido Comunista de España (PCE) han reafirmado que el partido seguirá su actual política de convergencia con sectores de izquierda, rechazando de esta forma la convocatoria para una asamblea nacional por la unidad comunista, que se celebraría los días 19 y 20 del próximo mes de octubre, presentada ayer en conferencia de prensa por el ex secretario general del PCE Santiago Carrillo. La convocatoria, firmada por Carrillo y los otros 19 miembros del Comité Central del PCE destituidos de sus cargos en el 11º congreso el pasado mes de abril, supone un nuevo escalón en el enfrentamiento político que divide en los últimos meses a los comunistas españoles.

El enfrentamiento entre los partidarios del actual secretario general, Gerardo Iglesias, y el sector carrillista, se plantea ahora con la vista puesta en las elecciones legislativas de 1986. A la estrategia electoral de la convergencia con fuerzas a la izquierda del Gobierno, defendida por la actual dirección comunista, Carrillo y sus seguidores responden con la presentación de un documento que convoca a una asamblea estatal por la unidad "de todos los comunistas".Esa asamblea trataría de fijar las iniciativas que conduzcan "al establecimiento de candidaturas de unidad de todos los comunistas para las elecciones de 1986, al inicio de un proceso de reconstrucción del PCE y a la cooperación en las movilizaciones de masas y al fortalecimiento de Comisiones Obreras", como respuesta a "la derechización ideológica y política del grupo dirigente del PCE" y ante "la grave crisis que vive el partido".

La propuesta de Carrillo y sus seguidores pretende la presentación de una candidatura unificada de todos los comunistas, incluidos la actual dirección del partido y los sectores vinculados a Gerardo Iglesias, en las elecciones de 1986, basada en los siguientes puntos de acuerdo: no a la OTAN, no a las bases extranjeras en territorio español, crítica a la política socioeconómica del Gobierno, defensa del sistema de libertades y consolidación del Estado de las autonomías, puntos que "son base suficiente para la homogeneidad de un bloque comunista en las elecciones".

Alonso Puerta y Tamames

"No pretendemos crear un nuevo partido", afirmó Carrillo, "sino impulsar un movimiento unitario de todos los comunistas, unidad imprescindible en las elecciones y pedida por los militantes de base".En opinión del ex secretario general, "si la actual dirección persiste en la política de convergencia con gente como Alonso Puerta [ex militante del PSOE y ahora dirigente del Partido de Acción Socialista, PASOC] o el anticomunista Ramón Tamames [dirigente de la Federación Progresista], sería un ejemplo de su poca credibilidad, así como el final del voto comunista". Carrillo manifestó que se ha iniciado "contactos tímidos, pero seguros" con otras fuerzas comunistas, y que aún no ha conversado con Iglesias, aunque espera hacerlo en breve. Sin embargo, Francisco Palero, secretario de organización del PCE, ha declarado que tal reunión no está prevista y que ese asunto no se tratará en la reunión del comité ejecutivo del próximo lunes. Palero manifestó que "cualquier intento de unidad comunista debe hacerse dentro del PCE, y no al margen como pretende Carrillo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de julio de 1985

Más información

  • El ex secretario general quiere la reunión en octubre