Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Carlota, gran duquesa de Luxemburgo

Carlota Aldegonde Elisa María Guillermina, gran duquesa de Luxemburgo, duquesa de Nassau, princesa de Borbón-Parma y madre del actual jefe del Estado luxemburgués, el gran duque Juan, murió ayer en el castillo de Fischbach a la edad de 89 años. Nacida la segunda de seis hermanas el 23 de enero de 1896 en el castillo de Colmar-Berg, hija del gran duque Guillermo y la infanta de Portugal María Ana de Braganza. Tenía 12 años cuando, en 1912, su hermana mayor la princesa Adelaida sucedió a su padre, en virtud de la ley enmendada en 1907, que permitía el acceso de las mujeres al trono. De salud débil, la princesa Adelaida se retiró a un convento en Italia después de abdicar en su hermana menor en enero de 1919. La gran duquesa Carlota contaba entonces 23 años de edad. Seis meses después, el 6 de noviembre de 1919, contrajo matrimonio con el príncipe Félix de Borbón-Parma, descendiente directo de los reyes de Francia. De este matrimonio nacerían seis hijos, el mayor de los cuales es el actual gobernante del Gran Ducado.Cuando las tropas alemanas invadieron el país en 1940, la familia ducal y la corte abandonaron el país rumbo a Francia y Portugal, más tarde al Reino Unido, y, finalmente, a Estados Unidos. El retorno a Luxemburgo en 1945, liberado por las tropas norteamericanas, supuso un triunfo que consagró la popularidad de esta dama "adorable y humana", dedicada enteramente a su país hasta el mismo día en que abdicó en su primogénito Juan, en 1964.

El tiempo de su reinado coincidió con una época de gran prosperidad social y de expansión económica basada principalmente en la industria metalúrgica. Durante este tiempo, Luxemburgo afianzó su prestigio internacional sin renunciar a sus particularidades. Apartada de toda actividad política, se había retirado a cultivar sus aficiones favoritas, la lectura y la jardinería, al castillo de Fischbach, en el que ha fallecido rodeada de su familia. La gran corte ducal ha decretado seis semanas de luto oficial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de julio de 1985