Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La compañía francesa Bull comprará el 40% de Telesincro

La compañía informática francesa Bull, bajo control estatal, participará en un 40% en el capital de Telesincro, la firma informática española que tras la entrada mayoritaria de Fujitsu en Secoinsa ha pasado a pertenecer al Instituto Nacional de Industria (INI). Directivos de la compañía francesa y del INI mantienen en estos días negociaciones para concretar esta operación, que se materializará formalmente antes del verano. De esta forma se cumplirá el protocolo firmado el pasado año con la Dirección General de Electrónica e Informática, en el que se contemplaba que Bull participaría en el capital de una sociedad industrial española.El acuerdo formal para la entrada de la sociedad nacionalizada francesa como socio minoritario en el capital de Telesincro no se concretará hasta que no se haya finalizado la valoración de Secoinsa -compañía a la que Telesincro pertenecía hasta ahora-, paso previo para que pueda realizarse la toma del 60% del capital por parte de Fujitsu (mientras que el otro 40% quedará en poder de Telefónica). Asimismo, debe quedar resuelto a nivel jurídico el pase de Telesincro al INI.

Todos estos aspectos son los que van a retrasar algo el acuerdo Bull-Telesincro e impiden, por el momento, conocer cuál será el importe de la operación para la compañía francesa, así como el montante total de la inversión que se deberá realizar. Según sus máximos representantes en España, el planteamiento de Bull en nuestro país ha sido el de tomar una participación minoritaria en una sociedad española que permita arraigar aún más la presencia del principal líder informático europeo. La Administración española, por su parte, pretende con este acuerdo poner un pie en un futuro programa informático europeo que pueda hacer frente a la supremacía que en este terreno ostentan tanto EE UU como Japón.

De cualquier forma, parece totalmente confirmado que se procederá al traslado de la fábrica que Telesincro posee en Barcelona a otro lugar de la propia Ciudad Condal. La fábrica actual, aunque cumple a la perfección las necesidades de la compañía, ha visto cómo progresivamente iba quedando enclavada en una zona excesivamente urbana. Éste es el motivo esencial por el que habrá que proceder al traslado a otro nuevo emplazamiento, lo que hará necesario importantes inversiones.

Ventas de 30.000 millones

Según confirmaron fuentes próximas a la Administración, la toma de capital por parte de Bull lleva aparejado el compromiso por parte francesa de ventas de hardware en los próximos tres años por importe de 12.000 millones de pesetas. Dentro de los planes trazados para ese trienio, según fuentes de la compañía francesa, se prevé una producción de 100.000 unidades de equipo (particularmente ordenadores personales y ofimática), de los que aproximadamente el 50% se dedicarán a la exportación. Ello podría suponer aproximadamente 12.000 millones de pesetas (valor en fábrica), que pueden llegar hasta los 30.000 millones en precio de venta al usuario.El acuerdo incluye también un importante esfuerzo en el desarrollo e investigación de nuevos productos, en lo que la sociedad francesa desempeñaría un importante papel. Se piensa invertir un total de 1.200 millones de pesetas en el próximo trienio en I+D. La mitad se dedicará al desarrollo de software, y la otra mitad, al de nuevos productos.

La nueva Telesincro cubrirá una amplia gama de productos, como terminales, microordenadores, ofimática y comunicaciones avanzadas de empresa.

Bull y Telesincro ya vienen desarrollando desde hace tiempo un acuerdo de colaboración industrial por el que la compañía española fabrica terminales para la firma francesa que representan aproximadamente el 75% de la producción total de la empresa española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de mayo de 1985