Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El salón del sorteo, cerrado con tres llaves

El salón principal del Palacio de Loterías se clausuró a mediodía de ayer con tres llaves, después de haber comprobado el buen funcionamiento de todos los mecanismos y haber realizado el recuento de las bolas con los números y premios. Las personas que asistieron al acto pudieron comprobar que los números de sus billetes estaban ensartados en los alambres. El presidente de la mesa del sorteo es Francisco Zambrana, jefe del Servicio Nacional de Loterías.Una vez terminado el recuento, el presidente dio por concluido el acto y procedió a clausurar el salón. Primero se cerraron todos los accesos que conducen al lugar del sorteo y después tres personas denominadas claveros -los que custodian la caja-, procedieron a echar la llave de la puerta. Cada uno de los claveros posee una llave diferente con la que precinta el recinto hasta el momento del sorteo. Las diferentes llaves quedaron en poder del jefe de servicio, el jefe de la sección administrativa y el jefe de las secciones mecánicas, respectivamente.

El acto de cerrar el salón con tres llaves, según Francisco Zambrana, es una tradición muy apreciada por los aficionados a la lotería, que cada año acuden para comprobar en persona la presencia de sus números en los alambres antes del sorteo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 1984